Pekín. El banco central de China dijo este viernes que busca mantener su tasa cambiaria relativamente estable, pero el pronunciamiento hizo poco por calmar la especulación de que Pekín permitiría una apreciación más rápida del yuan que le ayude a controlar la inflación.

El Banco Popular de China dijo en su reporte trimestral que usaría sus "múltiples herramientas políticas" incluyendo las tasas de interés, tipos cambiarios y requerimientos de reservas bancarias para tratar de controlar los precios.

Los términos usados en el reporte fueron similares a los del reporte que le precedió.

El comunicado repitió que mantendrá la tasa cambiaria del yuan básicamente estable en un "nivel razonable y balanceado".

Pero continuaron los rumores de que el banco central está preparando un cambio en política.

Una serie de reportes en diarios locales afiliados con el gobierno sugirieron que el banco central usaría cada vez más una moneda fortalecida para controlar la inflación importada a medida que el dólar se debilite.

No quedó claro si el reporte del banco central fue escrito antes o después de que las historias fueran publicadas el viernes. El reporte hizo referencia a la baja en la calificación de Estados Unidos el 5 de agosto, lo que indica que fue finalizado dentro de la última semana.

"Usaremos razonablemente las herramientas de precio como las tasas de interés para ajustar la demanda de capital y la conducta de inversión/ahorro para controlar las presiones inflacionarias", indicó el banco.

Los reportes de medios, que aparecieron en media decena de diarios en una inusual muestra de uniformidad, avivaron la especulación de que un cambio de política del banco central era inminente, tal vez involucrando una ampliación de la banda operativa de la moneda.

El yuan se estabilizó en torno a 6,39 unidades contra el dólar en los mercados al contado el viernes, haciendo una pausa luego de un repunte pronunciado esta semana, después de que el banco central fijó el punto medio del yuan en un nivel récord por tercer día consecutivo.

La moneda china ahora se ha apreciado cerca de un 6,7 por ciento desde que se despegó del dólar en junio del 2010 y un 3% desde inicios del 2011.