El gobernador del banco central de China, Zhou Xiaochuan, aseguró este jueves que China está manteniendo la política monetaria prudente a pesar del uso de una serie de nuevos instrumentos.

Zhou hizo estas declaraciones en una rueda de prensa en el marco de la sesión anual del máximo órgano legislativo nacional de China, en la que agregó que, comparada con la gran escala de la economía china, la escala de esos instrumentos de política monetaria no es grande.

Con la ralentización, la economía China ha entrado en una era de "nueva normalidad", pero ello no significa ni que la economía se encuentre en una situación agitada por problemas particulares ni que la política monetaria del país vaya a cambiar de marcha, aseveró.

Habrá alguna "flexibilidad" de la política monetaria prudente, indicó.

El producto interior bruto (PIB) de China se expandió un 7,4% el año pasado, su nivel más bajo de crecimiento desde 1990. El objetivo anual de avance económico para 2015 ha sido fijado en torno al 7%.

Cuando se le preguntó sobre las consecuencias de los bajos niveles de precios para la elaboración de la política monetaria, Zhou apuntó que "se tiene que prestar suficiente atención a los cambios de la presión inflacionaria y adoptar una visión largoplacista".

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) es el barómetro más importante para medir la presión de la inflación y el banco central "sigue de cerca" los cambios del IPC y del Índice de Precios al Productor, señaló el vicegobernador del banco central Yi Gang.

El IPC de China creció un 1,4% interanual en febrero, por encima del incremento del 0,8% registrado en enero, el nivel más bajo durante más de cinco años, pero todavía muy inferior a la meta de alrededor del 3% establecida para este año.

El riesgo deflacionario es un reto que afronta la economía global y el Banco Popular de China "está controlando la liquidez al tiempo que aplica una política monetaria prudente", comentó Yi, añadiendo que la combinación de una política fiscal proactiva y una política monetaria prudente es un buen paquete ante la actual situación económica.