Pekín. El presidente chino, Hu Jintao, ofreció este jueves préstamos por un valor de US$20.000 millones a los países africanos para los próximos tres años, impulsando una relación que ha sido criticada por Occidente y dando a Pekín mayor acceso a un continente rico en recursos.

Los préstamos ofrecidos doblan la cantidad prometida por China en el 2009 para el anterior trienio y es la última de una serie de ayudas y créditos proporcionados a muchos de los países más pobres de África.

El compromiso mejorará las buenas relaciones del gigante asiático con África, un proveedor de petróleo y materias primas como cobre y uranio del país más populoso del mundo y la segunda mayor economía global.

Pero esta ayuda podría sumarse al descontento en Occidente, que critica a China por pasar por alto los abusos de derechos humanos en sus acuerdos comerciales con el continente, especialmente en el deseo de Pekín de alimentar su creciente economía hambrienta de recursos.

Hu ignoró estos problemas en su discurso en el Gran Palacio del Pueblo, al que asistieron líderes como el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, y el de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, un hombre ampliamente condenado por grupos de derechos humanos como uno de los mandatarios más corruptos del mundo.

"China apoya sinceramente y de todo corazón a los países africanos para que elijan su propia vía de desarrollo, y los apoya sinceramente y de todo corazón para que aumenten su capacidad de desarrollo", sostuvo Hu.

China "seguirá estando con firmeza junto a los africanos, y será un buen amigo para siempre, un buen socio y un buen hermano", añadió en la cumbre que se celebra cada tres años desde el 2000.

El mandatario chino prometió también "continuar ampliando la ayuda a África, para que los africanos puedan ver los beneficios del desarrollo". No ofreció una cifra.

Hu dijo que los nuevos préstamos servirán para apoyar infraestructura, la agricultura, las manufacturas y el desarrollo de pequeñas y medianas empresas.

Críticos dicen que China apoya a los gobiernos africanos con dudosos historiales de derechos humanos como una forma de obtener acceso a sus recursos.

La Unión Europea ha rechazado lo que denominó método de la chequera de China para hacer negocios con África, diciendo que seguirá pidiendo buena gestión y el uso transparente de los fondos de sus socios comerciales.

La amistad entre China y África se remonta a los años 50', cuando Pekín respaldó los movimientos de liberación en un continente que luchaba por deshacerse del dominio colonial.

Las empresas estatales chinas en el continente también se enfrentan a críticas por usar mano de obra importada para construir proyectos financiados por los gobiernos como carreteras y hospitales, mientras extrae materias primas y las procesa en China, dejando poco para las economías nacionales.

Según las estadísticas chinas, el comercio entre los dos socios alcanzó los 166.300 millones de dólares en 2011. En la década anterior, las exportaciones africanas a China subieron hasta los 93.200 millones desde US$5.600 millones.