China anunció que ha puesto en marcha un fondo de US$40.000 millones (35.050 millones de euros) para financiar la iniciativa llamada "Nueva Ruta de la Seda", que Pekín pretende construir para reforzar su rol como centro comercial asiático.

En un comunicado recogido por la agencia oficial Xinhua, el Banco Popular de China, banco central del país, informó de la constitución de esa empresa, financiada conjuntamente por el Banco de Desarrollo de China, el Banco de Importaciones y Exportaciones y la Corporación de Inversión de China, así como por sus reservas en divisas.

China propuso en 2013 un proyecto que el presidente Xi Jinping bautizó como "Nueva Ruta de la Seda" y que se compone de dos iniciativas, una marítima y otra terrestre, que ahora empieza sus operaciones con la creación del fondo.

Mediante la construcción de autopistas, redes de telecomunicaciones, ferrocarriles y puertos, Pekín quiere relanzar su posición como centro del comercio continental e incrementar sus relaciones económicas con África y Europa.

El fondo para la "Nueva Ruta de la Seda" tiene como objetivo captar oportunidades de inversión y proporcionar servicios financieros durante los avances de las iniciativas marítima y terrestre que incluye ese proyecto, según dijo el banco central chino.

Por el momento, la empresa tiene previsto invertir en infraestructuras, obtención de recursos y proyectos de cooperación industrial y financiera.