Pekín. La cuenta de capital y financiera de China pasó a un déficit de US$71.400 millones en el segundo trimestre desde un superávit de US$56.100 millones en los tres meses previos, ya que las firmas domésticas y los residentes elevaron sus tenencias de divisas ante la turbulencia global, dijo este martes el regulador cambiario del país.

China ha sufrido fugas de capitales esporádicas desde fines del año pasado pues la volatilidad de los mercados globales asustó a los inversores y los llevó a sacar sus fondos del país.

"La situación actual es que las instituciones domésticas y los individuos incrementan sus tenencias de activos en divisas en lugar del banco central. Todavía no hay indicios de una fuga de capitales", dijo la Administración Estatal del Mercado Cambiario (SAFE, por sus siglas en inglés) en un comunicado en su web, www.safe.gov.cn.

"A medida que el balance de pagos y la moneda, el yuan, se acerquen al equilibrio y un nivel razonable, será inevitable ver ingresos y salidas de capitales transfronterizos, además de fluctuaciones monetarias en yuanes de dos vías", dijo.

En el primer semestre, el déficit en cuenta capital fue de US$20.300 millones.

En el segundo trimestre, el superávit en la cuenta corriente de China se amplió a US$59.700 millones desde los US$23.500 millones de tres meses antes, de acuerdo con la SAFE.

El superávit en cuenta corriente en el primer semestre del 2012 fue de US$83.200 millones, una caída de un 5 por ciento desde un año atrás, mostraron los datos.

El superávit fue equivalente a un 2,3% del PIB, un retroceso desde el 2,7% en el 2011, ofreciendo nueva evidencia de que la segunda mayor economía del mundo depende menos de la demanda externa.

El ratio de superávit sobre PIB ha caído cómodamente debajo del umbral que el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, considera necesario para mantener bien balanceada a la economía global.

El superávit en cuenta corriente de China era de un 6% del PIB en el 2009 y de 10,1% en el 2007.

El constante declive ha sido favorecido por el sólido crecimiento económico del país en años recientes.