Pekín. China espera que la Unión Europea tome medidas eficaces para recuperar la confianza del mercado en que contendrá su crisis de deuda, dijo este miércoles el ministerio de Relaciones Exteriores, además de defender nuevamente el tipo de cambio de su divisa, el yuan.

Líderes de los 17 países europeos que utilizan el euro se reunirán esta tarde para intentar elaborar una respuesta integral a la creciente crisis de deuda soberana.

"Espero que las medidas que adopte la UE puedan efectivamente contrarrestar los problemas de deuda que enfrentan algunos países y ayuden a recuperar la confianza del mercado y promover la estabilidad en Europa", comentó la portavoz de la Cancillería china Jiang Yu.

Sin embargo, hay dudas respecto a si saldrán medidas concretas sobre el plan, que pretende reducir la carga de deuda de Grecia, fortalecer los bancos europeos para que puedan hacer frente a las pérdidas de bonos, además de aumentar el fondo de rescate de la zona euro para evitar un contagio en el mercado.

China posee unos estimados 600.000 millones de euros (US$834.000 millones) de exposición a la deuda de la zona euro, equivalente a un 25% de sus US$3,2 billones de reservas en divisa extranjera que, según analistas, serán invertidas en activos denominados en euros.

La falta relativa de opciones de China sobre dónde almacenar su gran reserva de riqueza en moneda extranjera le da fuertes razones para presionar a Europa, su mayor socio comercial, a que supere sus divisiones, contenga la crisis de deuda y proteja los intereses de Pekín.

Klaus Regling, jefe del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), visitará Pekín este viernes, indicó la delegación de la UE en China.

La crisis del bloque del euro ha afectado a las exportaciones chinas, que crecieron a su ritmo más lento en siete meses en septiembre. Las exportaciones fueron un lastre para el crecimiento de China durante los primeros nueve meses del año.

En un segundo frente económico que le ha causado dolores de cabeza a China, el valor de su moneda yuan -también conocida como renminbi-, la portavoz Jiang indicó que su rápida apreciación no sería buena para la economía mundial.

El Senado estadounidense aprobó un proyecto de ley que pretende presionar a Pekín para que eleve el valor del yuan con más rapidez. El yuan ha avanzado un 3,6 por ciento este año y un 7,4% desde que se despegó del dólar en junio del 2010.

"Nuestras políticas se ajustan a nuestra situación nacional y son beneficiosas para la estabilidad y desarrollo de la economía global", dijo Jiang.

"Exigir que el renminbi se aprecie drásticamente en un corto periodo de tiempo es inadecuado. Una desaceleración en la economía de China disminuiría la demanda global, en detrimento de la economía mundial", sostuvo.