Pekín. China registró un sorpresivo déficit comercial en febrero de US$7.300 millones, el mayor en siete años, debido a que el período feriado del Año Nuevo Lunar dio un golpe más fuerte que lo previsto a la actividad de exportación.

Este fue el primer déficit comercial de China desde marzo del año pasado y el mayor desde febrero del 2004. Economistas, que habían pronosticado un leve superávit de US$4.950 millones, dijeron que la caída repentina probablemente sea temporal.

El déficit posiblemente será recibido con satisfacción por el Gobierno chino, ya que contribuiría a reducir la presión inflacionaria. Los flujos de efectivo ocasionados por el vasto superávit comercial del país han sido una de las causas del reciente aumento en los precios en el país.

Con las políticas de ajuste comenzando a tener impacto, China confía en que podrá mantener la inflación en un promedio de un 4% este año, dijo este jueves Ma Jiantang, el jefe de estadísticas del gobierno.

Sus comentarios se dieron a conocer luego de que un reporte en un diario oficial dijo que el préstamo bancario en febrero fue menos que el previsto, lo que indicaría que Pekín se anotó un triunfo en la reducción del crédito, parte crucial en su campaña para controlar la inflación.

Sin embargo, hasta que esas cifras sean confirmadas, la atención se concentrará en el declive en las exportaciones de China.

Estas crecieron un 2,4% en febrero desde el mismo período un año atrás, indicó el jueves la agencia de aduanas, muy por debajo de los pronósticos de un alza de un 26,2%.

Las importaciones se incrementaron un 19,4%, lejos de las expectativas del mercado de un alza de un 32,3%.