Pekín. China está dispuesta a ayudar a Europa a resolver sus problemas de deuda, dijo este martes un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores del país asiático, después de que la zona euro aprobó un nuevo rescate para Grecia.

"Apoyamos los esfuerzos de la UE para enfrentar el problema de deuda de la zona euro. Siempre confiamos en el euro", afirmó el portavoz Hong Lei durante un encuentro regular con la prensa.

"Seguiremos trabajando con la UE y el FMI, de una manera que sea adecuada a nuestras capacidades, para hacer esfuerzos conjuntos para resolver la crisis de deuda del euro", agregó.

Las declaraciones reiteran la posición tradicional de China frente a la posibilidad de ayudar a la zona euro. El portavoz no reveló ningún nuevo compromiso financiero de Pekín con Europa.

El vicepresidente de China, Xi Jinping, dejó claro durante una visita a Irlanda que su país estaba dispuesto a aumentar su contribución para solucionar la crisis, mientras que el primer ministro Wen Jiabao realizó una promesa similar este mes durante una cumbre China-UE.

Sin embargo, esas declaraciones públicas no han sido acompañadas de gestos para proveer más fondos a los mecanismos de rescates de la zona euro o para comprar más bonos europeos, tal como le gustaría a Europa.

La semana pasada, el titular del fondo soberano de riqueza de China dijo que la canciller alemana, Angela Merkel, había pedido al fondo que compre bonos europeos cuando visitó Pekín este mes, pero el funcionario sostuvo que esas inversiones eran "difíciles" de realizar.

Tras una maratónica reunión de 13 horas, los ministros de Finanzas de la zona euro acordaron en la madrugada del martes reducir la carga de la deuda griega al 120,5% del Producto Interno Bruto para el 2020, y poder entregar así al país su segundo rescate financiero en menos de dos años.