China reportó en febrero su primer déficit comercial mensual en tres años, luego de que las importaciones crecieron a su ritmo más rápido desde principios del 2012 gracias a una fuerte demanda de materias primas.

Las exportaciones chinas de febrero cayeron un 1,3% respecto al mismo mes del año anterior, pero las importaciones saltaron un 38,1%, muy por encima de las previsiones de los economistas, mostraron el miércoles datos de aduanas.

Eso dejó al país con un déficit comercial de US$9.150 millones en el mes, dijo la Administración General de Aduanas.

Sin embargo, los expertos han advertido que las tendencias en enero y febrero pueden ser distorsionadas por los feriados del Año Nuevo Lunar, cuando las empresas ralentizan su negocio con semanas de anticipación y muchas firmas reducen o detienen sus operaciones.

El Año Nuevo Lunar comenzó a finales de enero en el 2017 y en febrero el año pasado.

Las exportaciones chinas entre enero y febrero aumentaron un 4% respecto al mismo lapso del año anterior, mientras que las importaciones crecieron un 26,4% lo que sugiere que ha habido una mejora sólida de la demanda en el país y en el extranjero pese a las distorsiones de los feriados.

Los analistas consultados por Reuters esperaban que las exportaciones de febrero aumentaran un 12,3%, una mejora desde un aumento de un 7,9% en enero.

Las previsiones apuntaban a un incremento de las importaciones de un 20%, luego de crecer un 16,7% en enero.

Los analistas esperaban que el superávit comercial de China bajara a 25.750 millones en febrero, en comparación con los 51.350 millones de dólares de enero.