El presidente de China, Xi Jinping, ha afirmado que la tasa de crecimiento anual del país no deberá ser inferior al 6,5% en los próximos cinco años, con el fin de conseguir el objetivo de doblar el PIB y la renta per cápita de 2010 para el año 2020.

Xi hizo los comentarios cuando presidió la V Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) celebrada la semana pasada en Beijing para formular el XIII Plan Quinquenal (2016-2020) del país.

Para conseguir la meta de doblar el PIB y la renta per cápita de China de 2010 tanto de los residentes urbanos como de aquellos rurales, China tiene que mantener un crecimiento medio-alto durante los próximos cinco años.

"Mantener un nivel medio-alto de crecimiento garantizará la mejora del nivel de vida de los ciudadanos, para que puedan beneficiarse verdaderamente del éxito del país a la hora de construir de manera integral una sociedad moderadamente próspera.

"En los próximos cinco años, el desarrollo de China no deberá centrarse exclusivamente en el ritmo de crecimiento, sino también en el volumen, y, aún más importante, en la calidad de dicho crecimiento", agregó Xi.

China debe mantener el crecimiento económico mientras transforma su modelo de desarrollo, optimiza la estructura económica, mejora el ambiente y eleva la calidad y eficacia del desarrollo, opinó el mandatario chino.

Según la propuesta difundida hoy martes, China coordinará diversos indicadores económicos en el próximo lustro para garantizar un desarrollo más equilibrado, incluyente y sostenido.

Se necesita tiempo para eliminar el exceso de capacidad de producción, optimizar la estructura económica y lograr un desarrollo impulsado por la innovación, advirtió el presidente, por lo que no resultará fácil mantener un crecimiento relativamente rápido.