Pekín. El banco central de China anunció el domingo que elevará los requerimientos de reservas para los prestamistas en 50 puntos base, la séptima medida de este tipo implementada desde octubre.

La decisión incrementa la proporción de reservas requeridas para los mayores bancos del país a un nivel récord de 20,5%, otro paso en la campaña del gobierno por absorber la liquidez y controlar la inflación.

Los nuevos requerimientos permitirán captar alrededor de 350.000 millones de yuanes (US$53.600 millones) que de otro modo los bancos podrían prestar, una medida importante para desacelerar el aumento de dinero.

En un breve comunicado publicado en su página en internet, el Banco Popular de China dijo que el alza entrará el vigencia el 21 de abril.

El anuncio no es considerado sorpresivo, dado que los inversores esperaban ampliamente que China continuara endureciendo su política monetaria para reducir la inflación.

"Este incremento prosigue con las estrictas medidas del banco central", sostuvo Lin Songli, economista de Guosen Securities en Pekín. "El PIB del primer trimestre muestra que la economía va bien en general, de modo que aún hay espacio para el endurecimiento", añadió.

Durante el último año China ha llevado adelante una campaña contra la inflación a fin de controlar el aumento de los precios antes de que generen disturbios sociales.

Las autoridades chinas han elevado las tasas de interés cuatro veces desde octubre, emitieron medidas de control de precios sobre algunas materias primas y atacaron duramente la especulación en el sector inmobiliario.

Sin embargo, el persistente aumento de precios causado por un alza global de las materias primas y la abundante liquidez continúan acechando a la segunda mayor economía del mundo.

La información de marzo indicó que los precios al consumidor subieron 5,4% en el año hasta el mes pasado, la tasa más rápida desde julio del 2008, desde 4,9% visto en los primeros dos meses del 2011.