Pekin. China retornó a su tendencia habitual al reportar un superávit comercial en abril, aunque las exportaciones sólo superaron levemente a las importaciones, lo que dio una comodidad limitada a las autoridades económicas, que temen a nuevas turbulencias en la economía global.

China registró un superávit comercial de US$1.700 millones el mes pasado, pese a las expectativas de un segundo mes consecutivo de déficit, tras el saldo negativo de US$7.200 millones en marzo.

Pero si un superávit comercial es el estado normal de la nación exportadora más grande del orbe, la nueva normalidad podría ser de superávits más pequeños que reflejen la mayor demanda interna china y la relativamente precaria salud de las otras grandes economías del mundo.

Los envíos al exterior crecieron a una tasa interanual del 30,5% el mes pasado, superando los pronósticos de un aumento del 28,9%. Las importaciones se incrementaron un 49,7% interanual, frente al 53,8% previsto.

"Las expectativas por una apreciación del yuan seguirán existiendo, pero la sólida cifra de exportaciones de abril por sí sola no tendrá un gran impacto sobre el cronograma", comentó Sun Wencun, economista de CITIC Securities en Pekín.

China mantiene congelada su moneda frente al dólar desde mediados del 2008, con el fin de proteger a sus exportadores de la crisis financiera mundial.

Las exportaciones subieron un 11,4% mensual ajustado por el efecto calendario, mientras que las importaciones aumentaron un 6,9%, dijo la autoridad aduanera china.

Los economistas de Goldman Sachs Yu Song y Helen Qiao estimaron que, sobre una base mensual ajustada estacionalmente, en el año las exportaciones crecerían cerca del 25% y las importaciones caerían casi un 18%.

"Seguimos creyendo que el déficit comercial (de marzo) fue un evento extraordinario y probablemente el superávit comercial se incrementará en el transcurso del año", dijeron.