La zona euro necesita un ministro de Finanzas común y debería considerar emitir bonos a nivel de la región para ayudar al bloque a salir de su crisis económica, dijo la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

"Lo que se necesita es una determinación colectiva para avanzar hacia una etapa clave en el desarrollo de la zona euro", dijo Lagarde al diario Liberación en una entrevista publicada el sábado.

"Tenemos que ir más allá de la unión monetaria para unir las políticas presupuestarias, también con instrumentos de supervisión para el sector financiero en un amplio sentido y con mecanismos para resolver las crisis bancarias. Y esto estaría en manos de una autoridad de la zona euro y no de bancos centrales nacionales", agregó.

Conscientes de la aguda crisis, los líderes de la Unión Europea se reunirán en una cumbre el 28 y 29 de junio en la que esperan preparar una hoja de ruta para la unión fiscal, aunque las sugerencias de Lagarde podrían causar sorpresa en Berlín.

Alemania, el mayor contribuyente de la zona euro y que carga con buena parte de los planes de rescate del bloque, insiste en que la unión fiscal debe ser implementada antes de que incluso se consideren cambios más radicales, como los bonos comunes que podrían exponer al área a una mayor crisis.

"Mi perspectiva es que dentro de un corto periodo, quizás menos de tres meses, será necesario para los europeos, particularmente dentro de la zona euro, ofrecer fuertes indicios de su voluntad colectiva para reforzar su unión monetaria", dijo Lagarde.

Al referirse a los griegos que se preparan para una votación que determinará el futuro de la zona euro, Lagarde dijo que era importante expresar la idea de crear un Ministerio de Hacienda europeo capaz de emitir deuda para toda la zona euro.

"Esto no se puede hacer de la noche a la mañana pero es importante evaluar este principio colectivo", refirió.

Las diferencias notables entre las mayores economías de la zona euro, Alemania y Francia, respecto a la emisión conjunta de bonos de la zona euro han alentado tensiones antes de la votación griega.

Los bancos centrales han indicado que están preparados para intervenir si hay una agitación en los mercados tras los comicios y que la crisis de deuda de la zona euro dominará las conversaciones entre las mayores economías del mundo en México la próxima semana.