La directora general del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, mostró su preocupación por el alto costo del financiamiento que padecen las pequeñas y medianas empresas (Pymes) en la mayoría de países del mundo, lo cual representa un "verdadero obstáculo" para su desarrollo.

"Las pequeñas empresas tienen muchas dificultades para acceder a créditos y si acceden tienen tasas de interés altísimas, además deben presentar garantías que a las grandes compañías no se les exige", remarcó.

Aseveró que ello es perjudicial para el desarrollo de cualquier economía, más aún emergente, toda vez que las pymes son fuentes importantes de trabajo e innovación.

Indicó que la decisión de flexibilizar el acceso de las pymes al financiamiento, dependerá de lo que hagan tanto el sector público a través de políticas adecuadas y el sector privado, en este caso representado por los bancos.

"Todos tenemos que insistir en el discurso para que se tome una pronta decisión, aunque lo más crucial será la implementación de sistemas que permitan un acceso mayor", manifestó.

Asimismo recalcó que un total apoyo a las Pymes permitiría que se acabe con la falta de competitividad en el mercado local de cada país.

No obstante reconoció que la diferencia de tasas de interés es hasta cierto punto legítima pues uno asume más riesgos cuando financia a empresas que tienen estados financieros desconocidos

"Siendo mayor el riesgo es normal que las tasas (de interés) sean mayores, pero no en estas proporciones", enfatizó.

La directora general del FMI dio estas declaraciones durante su participación en el encuentro ‘Emprendimiento en América Latina: Retos y Oportunidades’ en donde se reunió con jóvenes de América Latina.

La mencionada reunión forma parte de las actividades que realiza el FMI como parte de la iniciativa 'Road to Lima', que comprende una serie de actividades y eventos preparatorios para las Reuniones Anuales del Banco Mundial (BM) y del FMI que se efectuarán del 5 al 12 de octubre del 2015.