Washington. La economía de Estados Unidos creó menos empleos de los esperados en octubre, pero una baja de la tasa de desempleo a mínimos en seis meses y revisiones al alza en las cifras de contrataciones de meses previos apuntaron a un mercado laboral en vías de fortalecerse.

En octubre se abrieron 80.000 empleos, dijo el Departamento de Trabajo este viernes, menos que los 95.000 esperados por los analistas consultados por Reuters.

Sin embargo, las cifras de septiembre y agosto fueron revisadas para mostrar que fueron creados 102.000 puestos de trabajo más de lo reportado previamente.

Al mismo tiempo, la tasa de desempleo bajó a un 9% desde el 9,1% de septiembre, pese a que más gente ingresó a la fuerza laboral. Aunque el crecimiento del empleo el mes pasado fue menor a lo esperado, los detalles del informe sugieren que la economía está ganando impulso.

"No es un factor que cambia todo, pero cuando se toman en consideración las revisiones al alza de meses previos y la caída en la tasa de desempleo, es un paso en la dirección correcta", dijo John Canally, un economista de LPL Financial en Nueva York.

"Está bastante en línea con el crecimiento que se está viendo de la economía, pero no lo suficiente para sacarnos del rango en que estamos ahora", agregó.

Los índices de acciones de Estados Unidos ingresaron a terreno positivo tras el dato, y los precios de los bonos del Tesoro bajaron, aunque posteriormente pasaron a positivo.

El mercado laboral ha sido el talón de Aquiles de la recuperación de la economía estadounidense y el esfuerzo para llevar de nuevo al trabajo a 13,9 millones de desempleados ha sido dolorosamente lento.

El sector es un desafío para el presidente Barack Obama, que enfrenta una dura lucha por la reelección el próximo año.

El banco central estadounidense redujo el miércoles sus proyecciones para el crecimiento y elevó sus estimaciones sobre el desempleo. Aunque la Fed no anunció nuevas medidas para estimular la economía, dijo que estaba considerando la posibilidad de compras adicionales de deuda hipotecaria.

Pero al aliviarse los temores de otra recesión, ha disminuido también la presión por más estímulo monetario. Sin embargo, la crisis de deuda de Europa podría descarrilar la recuperación de Estados Unidos.


Mientras que la economía está ahora en su segundo año de recuperación, sólo una fracción de más de 8 millones de empleos perdidos durante la recesión han sido recobrados.

La economía necesita expandirse a una tasa anual de al menos un 2,5% durante un periodo sostenido y agregar consistentemente 125.000 empleos para evitar que suba el desempleo.

El crecimiento se aceleró a una tasa del 2,5% en el tercer trimestre desde un tibio 1,3% en el periodo anterior.

Los empleadores privados agregaron 104.000 puestos de trabajo el mes pasado, contrarrestando una caída en las nóminas del Gobierno de 24.000 empleos. El empleo público ha caído en casi todos los meses este año a medida que los gobiernos locales y estatales luchan con presupuestos restringidos.

En el sector privado, el avance del empleo el mes pasado fue virtualmente en todos los segmentos, aunque la construcción perdió 10.000 puestos tras haber agregado inesperadamente 29.000 en septiembre.

Las nóminas manufactureras subieron en 5.000 tras un ligero declive en septiembre. En el sector servicios, los minoristas empleadores 17.800 trabajadores, sumando a los avances del mes previo.

También hubo avances en los servicios profesionales y de negocios, al tiempo que el empleo temporal subió en 15.000. Las contrataciones en el sector cuidado a la salud y asistencia social subieron en 16.300, aunque la cifra fue más baja que la de meses anteriores.

La semana promedio de trabajo fue de 34,3 horas y las ganancias por hora subieron en 5 centavos.