El mundo avanza hacia una humanidad de clase media aspiracional, bastante bien formada, consciente de que se alcanzan los logros por el esfuerzo personal (no de dádivas de los gobiernos) y que no tiene miedo en luchar por sus aspiraciones.

Esas clases medias fuertes en calidad y en número son las que sostienen las economías más equilibradas o desarrolladas del planeta. Y los países que logran mantener una inflación controlada o baja son los que han incrementado sus clases medias, lo que favorece las economías.

Así lo advirtieron varios expertos en el foro América Latina: la libertad es el futuro, organizado por Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice), que tuvo lugar en Caracas, los días 24 y 25 de abril .

Lo cierto es que Venezuela está aún lejos de esa realidad, según dijeron. También se señaló que la clase media venezolana está sufriendo los impactos de las políticas económicas y muchos de sus integrantes se han ido del país.