La opinión de los especialistas en cuando al ambiente económico en Brasil, tuvo en octubre de este año la peor evaluación desde la crisis en 2009.

Según publica Estadao, calculado trimestralmente en una escala que va hasta 9 puntos, el índice de clima económico de la potencia sudamericana fue de 4,8 puntos el mes pasado, el menor desde enero de 2009 (3,9 puntos), según Lia Valls, economista de la Fundación Getúlio Vargas (FGV).

La experta relata que Brasil cayó de la séptima para la octava posición en el ránking de clima económico de América Latina.

En comparación con 2009, las expectativas con respecto al país están cerca de las proyecciones que había en esa época. La especialista acotó que “en todo caso, la evaluación de la situación actual brasileña hoy en día en mucho más favorable de lo que era ese año”.

El pesimismo habría comenzado desde diciembre de este año, cuando el ambiente de turbulencia externa originada en Europa comenzó a intensificarse. Ese negativo escenario habría causado la reducción de las proyecciones de crecimiento económico y aumentó las estimaciones de inflación.

De octubre de 2010 a la misma fecha de 2011, las previsiones de los analistas sobre para el PIB de los próximos tres y cinco años disminuyeron de 4,6% a 3,8%. De Julio a octubre de este año, la estimación de inflación también subió de 6,1% a 6,4%.