Londres. El gobierno de coalición de Gran Bretaña defendió este domingo su plan de considerar recortes por sobre lo esperado en el gasto público, pese a que sus opositores advirtieron que la medida podría generar una segunda recesión y una ola de protestas.

El partido Laborista, que perdió el poder tras 13 años, dijo que la decisión del gobierno de buscar recortes de hasta 40%, en vez del 25% anunciado el mes pasado, podría llevar a la pérdida de un millón de empleos.

Sin embargo, el secretario de Transportes, Philip Hammond, dijo que los departamentos difícilmente verán reducciones presupuestarias de 40%, un nivel muy poco común en los países desarrollados, pese a que se ha pedido considerarlas.

"Lo que no vamos a hacer es simplemente recortar 25% de cada departamento. Veremos que opciones tenemos para cada uno", señaló Hammond a la cadena BBC.

"No espero ver ningún departamento con un recorte del 40%, pero algunos verán reducciones superiores al 25%", agregó.

La principal prioridad del primer ministro británico, David Cameron, es reducir el déficit histórico. Sin embargo, deberá lograr un equilibrio entre esa medida y la promesa de proteger algunos servicios públicos, al tiempo que buscará mantener unida a la primera coalición británica en 65 años.

Los mercados financieros celebraron ampliamente el presupuesto presentado por el gobierno el mes pasado, que contempla los recortes más profundos en décadas para reducir el déficit y evitar así una crisis de deuda como la que está afectando a Grecia.

Las medidas de austeridad en Grecia han provocado huelgas nacionales, protestas masivas y enfrentamientos con la policía. El endeudado gobierno de España también se ha visto afectada por este tipo de manifestaciones.

Analistas observan desde cerca a la alianza entre conservadores y liberales demócratas, en busca de cualquier señal de que los impopulares recortes puedan debilitar a la coalición o provocar disturbios.

"Recuperación en riesgo". El ex ministro del gobierno laborista, Ed Balls, quien busca transformarse en el líder del partido tras la derrota del ex primer ministro Gordon Brown, dijo que los recortes podrían "causar escalofríos en millones (de personas)".

"Los pronósticos del propio gobierno muestran que estas medidas podrían poner la recuperación en riesgo con un menor crecimiento y provocar la pérdida de un millón de empleos", señaló.

Este plan arriesga una recaída en la recesión", dijo Balls.

Una portavoz del Ministerio de Defensa dijo que a muchos departamentos se les ha pedido identificar cómo podrían recortar el 40% de su presupuesto y determinar qué efectos tendrían en ellos.

"Estas suposiciones planificadas no son finales y no comprometen al Tesoro o a los departamentos a acuerdos finales", dijo la portavoz.

"Estas suposiciones serán negociadas", señaló.

Los ministerios de Educación, Defensa y Salud afrontarán niveles sin precedentes de recortes presupuestarios. Pero la mayoría de los otros departamentos aún tendrían que definir los planes, incluyendo el Ministerio del Interior, de Transporte, Trabajo y el departamento de pensiones.