Londres. El cobre revirtió pérdidas y trepó este miércoles luego de que los mercados bursátiles entraron en territorio positivo y el dólar perdió terreno, mientras las preocupaciones sobre la salud del sector bancario europeo parecían haberse aliviado.

El cobre referencial para entrega en tres meses en la bolsa de Metales de Londres, cerró a US$7.675 dólares la tonelada desde US$7.629 dólares al cierre de este martes y comparado con un mínimo de sesión de US$7.565,50 dólares.

En Estados Unidos, el cobre para entrega en diciembre avanzó US$3,0 centavos, o un 0,86%, para cerrar a US$3,5005 dólares la libra en la división de metales COMEX de la bolsa Mercantil de Nueva York.

"La aversión al riesgo parece ser menor", dijo el analista Eugen Weinberg de Commerzbank. "Los precios de los mercados bursátiles se mueven al alza y el dólar está perdiendo terreno", agregó.

Las acciones estadounidenses subían este miércoles, siguiendo a los títulos europeos y antes de comentarios de la Reserva Federal sobre el estado de la economía de Estados Unidos, mientras el euro se recuperaba y subía frente al dólar y el yen.

Un dólar debilitado vuelve a los metales industriales más baratos para tenedores de otras monedas.

El metal rojo, usado en electricidad y construcción, tocó un máximo de cuatro meses el viernes a US$7.750 la tonelada, apuntalado por datos mejores a lo esperado en Estados Unidos y China.

En tanto, los últimos datos de inventarios en la LME mostraron este martes que las existencias de cobre cayeron 975 toneladas a 394.500, tras bajar de máximos de 6 años y medio de 555.075 toneladas a mediados de febrero.

El aluminio operó a US$2.160 la tonelada en la LME versus US$2.164 de este martes.

El níquel operaba a US$22.900 frente a US$22.190, mientras que el plomo estaba a US$2.234  la tonelada desde US$2.184.

El zinc cotizaba a US$2,219 la tonelada, desde US$2.189  y el estaño tocó US$21.675 desde un cierre de US$20.900.