Mayores niveles de déficit, así como una mayor deuda para financiarlo, pueden imponer presiones sobre la tasa de cambio (dólar) y las tasas de interés, lo cual afecta las decisiones de política monetaria.

La advertencia está contendida en un informe del Banco de la República donde se reitera que los mayores niveles de deuda también podrían entrar a competir por recursos del sistema financiero y, en esa medida, aumentar la exposición de éste al riesgo de mercado.

El dólar se sigue devaluando, y los exportadores reiteran el pedido al Gobierno y a la junta del banco central para que adopte medidas tendientes a frenar la revaluación. En lo corrido del año la apreciación del peso supera un nivel de 11,7%.

Funcionarios del Gobierno han manifestado preocupación por la alta volatilidad del dólar y no descartan que adicional a las medidas, en preparación, eche mano a otras decisiones como cerrar el paso a los ‘capitales golondrina'; la medida podría tomarse en las siguientes semanas.

Déficit creciente. Precisa el informe que para 2010 se espera un déficit del Sector Público No Financiero (SPNF) de 3,6% del PIB (producto interno bruto), resultado menor al pronosticado en la revisión de enero del Plan Financiero, pero superior en un punto porcentual al del año 2009.

Alerta el estudio que este revés en el balance fiscal se debió principalmente a la política contracíclica adoptada por el Gobierno para enfrentar la crisis financiera.

Explica el informe del banco central que la medida de política anticíclica fue transitoria, que se revertiría, una vez superada la crisis, para continuar por la senda de recuperación de los indicadores fiscales. Pero advierte que esta reversión se interrumpió debido a los menores ingresos del GNC (Gobierno Nacional Central), debido a los débiles resultados de Ecopetrol que se tradujeron en menor transferencia de dividendos y menos impuesto de renta.

Dice el informe que como consecuencia, el Gobierno decidió reducir el gasto en 5,9 billones de pesos (US$3.200 millones) como un esfuerzo para responder a esta baja en los ingresos.

Indica el informe que a pesar de la reducción del gasto, el déficit por financiar del GNC está proyectado en 4,4% del PIB para este año, el cual incluye el costo de la reestructuración económica por 459.000 millones de pesos (US$25.900 millones)

En el caso del sector descentralizado, el superávit disminuirá de 1,6% a 0,7% del PIB, explicado por un menor resultado en la seguridad social, los sectores regionales y locales, y las empresas del nivel nacional.

Recuerda el informe presentado que las necesidades de financiamiento del Gobierno para todo 2010 ascenderán a 42 billones de pesos (US$23.100 millones) que equivalen a cerca del 8% del PIB, donde se incluyen un déficit por financiar de 23,7 billones de pesos (US$13.000 millones) y amortizaciones por 16,4 billones de pesos (US$9.000 millones)

Los desembolsos de deuda externa están proyectados en 4,4 billones de pesos (US$2.400 millones), dice el estudio.