Nueva York. El gobierno colombiano colocó US$500 millones en la reapertura de su bono global denominado en pesos que vence en 2021 a un rendimiento del 6,75%, según una fuente cercana a la operación.

Ante la fuerte demanda, que superó en alrededor de cuatro veces el monto de deuda ofrecido, los valores parecen preparados para ofrecer un rendimiento en el extremo inferior de lo anticipado por los actores del mercado. Las proyecciones previas eran de 6,8%.

Colombia intenta aprovechar la fuerte demanda de los inversionistas gracias al optimismo, ante las expectativas de que las políticas pro mercado del gobierno del saliente presidente Álvaro Uribe continúen durante la presidencia de Juan Manuel Santos.

La colocación se suma a la oferta de bonos equivalente a US$800 millones que el país completó en abril.

En esa transacción, el país latinoamericano atrajo compradores a un rendimiento del 7,75%, o 389 puntos base sobre los instrumentos comparables del Tesoro de Estados Unidos.

Bank of America Merrill Lynch y Deutsche Bank Securities son los agentes conjuntos de la operación.

La semana pasada, Standard & Poor's Ratings Services revisó la perspectiva para la deuda en moneda extranjera de Colombia de "estable" a "positiva", paso que es ampliamente considerado un precursor de una mejora en la calificación de deuda, lo que volvería a poner al país en territorio de grado de inversión tras cerca de una década.

El ministro de Hacienda de Colombia, Oscar Iván Zuluaga, indicó este mes que el gobierno tiene planes de aumentar la emisión de deuda en los mercados local y global en alrededor de US$2.000 millones para reemplazar los ingresos de privatizaciones que fueron programadas para este año.