Es el cuarto país más extenso de Sudamérica, luego de Brasil, Argentina y Perú. Es la única nación de América del Sur que tiene costas en el océano Pacífico y en el Mar Caribe. Es reconocido a nivel mundial por la producción de café suave, flores, esmeraldas, carbón y petróleo. Además, el PIB nominal es el cuarto más grande de la región.

Esas son algunas de las características que posee Colombia, país al que han arribado diversas empresas de América Latina y del resto del mundo. A mediados de octubre, el holding chileno Cencosud, logró la compra del 100% de los activos de Carrefour en ese país por US$2.600 millones, logrando entrar a la industria del retail. En el mismo periodo, Herbalife declaró que planea abrir más puntos y centro de entrega en esa nación, mientras que poco antes cementos Argos reveló que planea incrementar la capacidad de producción. Recientemente Burger King detalló que planea inaugurar 100 nuevos locales al 2017. Y así la lista suma y sigue.

 

Desde hace un tiempo, que las empresas extranjeras han puesto sus ojos Colombia. Según la directora de Comunicaciones y Mercadeo de la Cámara de Comercio e Industria Colombo Chilena, Alejandra Fandiño, existen ciertos factores y oportunidades comerciales que hace de dicho país una plaza interesante, entre los que destacan el bajo costo logístico por la cercanía geográfica, la utilización del mismo idioma, la libre circulación de bienes, servicios y factores productivos, la reducción en los impuestos a la nomina, créditos para el fomento, fácil acceso al crédito financiero y mayor comunicación entre los sectores público, privado y académico.

A lo anterior, se suma una inflación controlada, que oscila entre el 2% y el 4%, la reducción de la pobreza y el incremento de la clase media que se ha dado en los últimos años.  De hecho “Doing Business 2013”, situó a ese país en el número 45 del ránking, entre las 185 economías que componen la muestra. Entre los argumentos estaba el que mejoró las regulaciones empresariales desde el 2005. "Colombia sobresale como aquel país que más ha hecho para mejorar el entorno regulatorio durante este periodo", mencionó el co-autor del informe, Jean Michel Lobet.

 

Además, el documento también detalló que, entre otras iniciativas, se facilitó la apertura de empresas en los últimos siete años, permitiendo el envío de documentos por vía electrónica y eliminando la necesidad de tener firmas notarizadas.

Sin embargo, a pesar que estos antecedentes demuestran cierta solvencia, también hay bemoles. De acuerdo a los resultados de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC), publicada por la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), el clima de los negocios captura la mejoría relativa en la coyuntura más reciente, pero aún en niveles inferiores a los de un año atrás. “Es así como el 64,2% de los encuestados califica la situación actual de la empresa como buena, nivel similar al reportado en el mes de julio (66,1%) y las mejores expectativas son reportadas por el 40,7% de las empresas”, reportó el informe.

 

En dicho documento se detalló que los principales obstáculos que perciben los empresarios en el desarrollo normal de su actividad, son: tipo de cambio, baja demanda, costo y suministro de materias primas, alta competencia en el mercado, contrabando, infraestructura y costos logísticos, bajos márgenes de rentabilidad, baja rotación de la cartera, falta de capital de trabajo y factores climáticos.

1984

Pero a pesar que se muestran ciertas bajas, estas no son estrepitosas. La EOIC semestralmente indaga sobre los proyectos de inversión y durante agosto se percibió una disminución en el indicador de proyectos de inversión con respecto a las encuestas anteriores, dado que “para agosto de 2012, el 52,5% de los empresarios encuestados está adelantando o tiene previsto desarrollar proyectos en el presente año. En la EOIC de marzo de 2012 este porcentaje alcanzaba 59,6%”.

 

Para revertir estas cifras y seguir incrementándolas, hay aspectos que se podrían mejorar para atraer la inversión extranjera, los que de acuerdo a la Cámara de Comercio e Industria Colombo Chilena radicarían en "fortalecer el desarrollo empresarial a través de la innovación; hacer de Colombia un destino turístico; contribuir al desarrollo y progreso de los colombianos; facilitar el acceso al crédito financiero, para proyectos viables y que requieran financiación; y mayor inversión en el sector tecnológico e investigación".

 

Facilidades. Con el fin de motivar las inversiones y que éstas permanezcan en el territorio, el régimen fiscal colombiano concede numerosos beneficios a inversores extranjeros. Entre estos se encuentran el crédito fiscal para salarios pagados a nuevos empleados, la creación de zonas de libre comercio y sistemas especiales de importación y exportación, que permitan la libre entrada de bienes y material utilizado en la producción de productos de exportación; deducción especial del 40% del coste de adquisición para inversiones en inmovilizado; y el incentivos especiales ofrecidos por los gobiernos locales, como vacaciones fiscales, para atraer a la industria, de acuerdo a lo detallado por la Cámara.

 

Por su parte, el gobierno también hace lo suyo al motivar la llegada de empresas fomentado el mayor desarrollo industrial, generando más empleo, apuntando a una política de internacionalización de la economía, y en el caso de Chile, el no pago de aranceles beneficiadas con el Tratado de Libre Comercio (TLC), sumado a que a partir del 1 de enero de 2013 las aerolíneas de cada país podrán volar ilimitadamente en carga o pasajeros a cualquier ciudad de ambos países.

1985

Chile. Desde 1990 a diciembre de 2011, el mercado colombiano es el cuarto destino de las inversiones directas de capitales chilenos en el mundo, según un estudio publicado por la Direcon, dependiente del ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, en el que también se detalla que la inversión materializada en ese país se eleva a los US$8.904 en dicho período y representa un 14,2% del total invertido en el exterior.

En la última década, la llegada de empresas chilenas se ha volcado principalmente al sector de los servicios, con la llegada de Sodimac (Homecenter) y la apertura de Falabella, La Polar y la compra que realizo Copec para adquirir Terpel.

De acuerdo con la entidad colombo-chilena, los capitales de Chile constituyeron el 30% del total extranjero en Colombia al primer trimestre del 2012, un aumento considerable, ya que en igual periodo de 2011 la cifra fue de un 12%. El énfasis por invertir en ese país se debería en gran medida, a la necesidad de equilibrar el mercado.

 

Es más. durante el 2011, Colombia fue el tercer receptor de capitales provenientes de Chile con un monto de US$837 millones, según el informe de la Direcon.

A modo de ejemplo,Fandiño señala que Falabella, vendió cerca de US$ 9.950 millones en 2011, logrando utilidades cercanas a los US$ 815 millones, en tanto que Sodimac tuvo un crecimiento en ventas del 24,3%.  En resumen, la inversión de Chile ascendió a alrededor de US$7.000 millones en los últimos dos años.

 

Así las cosas, Colombia busca posicionarse como un mercado abierto y responsable para la región y el mundo.

 

* Infografías gentileza ANDI