Tal y como se lo han propuesto los negociadores colombianos y costarricenses en el marco de la construcción de un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos países, el primer día de la primera ronda de negociación ya dio sus frutos.

De acuerdo con Javier Humberto Gamboa, jefe negociador de Colombia en la lista de intereses agrícolas de su país presentada ayer en Bogotá, quedaron fuera tres productos sensibles para ambos mercados: el café, las flores y el banano.

El periódico La Nación detalla que el negociador colombiano dejó abierta la posibilidad de que, más adelante en la negociación, puedan discutirse estos productos como una forma de “profundizar el acuerdo de ambos lados.”

La triada de productos, así como otros más, son parte de una canasta en la que ambas naciones son serios competidores en terceras plazas, de allí la necesidad de protegerlos.

Por su parte, los productores de café y flores costarricenses solicitaron la exclusión total de las negociaciones. En esos sectores, Colombia tiene una posición bastante buena en los mercados internacionales, incluyendo el de Estados Unidos con el que recientemente entró en vigor un TLC.

En una posición más reacia, los azucareros ticos han solicitado el no ingreso del edulcorante colombiano y al contrario piden que esa plaza les permita el ingreso con una cuota establecida.

La rapidez de la negociación es parte de un plan entre ambas partes que pretende agotar las negociaciones en cuatro rondas y concluirlas en diciembre de este año.