Bogota. Un dato sorpresivamente bajo de inflación en Colombia en febrero quebró las evaluaciones de los analistas del mercado, algunos de los cuales dieron marcha atrás a sus proyecciones y ahora dudan que el Banco Central se anime a subir nuevamente las tasas de interés este mes.

El estatal instituto DANE reveló el sábado que los precios al consumidor subieron un 0,60% en febrero, muy por debajo de las expectativas del mercado, que esperaba en promedio un alza de 0,99% en un sondeo de Reuters entre 41 analistas.

El dato llevó a un alza de los papeles de la deuda pública interna en los primeros minutos de mercado este lunes. Los precios de los referenciados títulos TES con vencimiento en julio del 2020 avanzaban y el rendimiento caía al 8,16% desde el cierre del viernes, de 8,32%.

Algunos expertos consideran que la cifra de inflación podría darle una pausa a la autoridad monetaria para que deje inalterada su tasa de interés en marzo, después de que el mes anterior la subió -sorpresivamente por primera vez desde julio del 2008- en 25 puntos base a un 3,25%, precisamente para comenzar a controlar expectativas inflacionarias.

"Ahora le apuesto a que queda quieta la tasa este mes", dijo a Reuters Julián Márquez, de Interbolsa, una de las tres firmas que pronosticó el alza de febrero y que hasta el viernes apostaba por una subida de otros 25 puntos básicos en marzo.

"Pero después tiene que retomar la senda porque hay otros elementos diferentes a la inflación que pesan y durante el año se van a seguir viendo alzas", agregó.

La sorpresa en la inflación en febrero estuvo a cargo del sector de los alimentos, con una tímida alza del 0,66 por ciento, a pesar de presiones coyunturales como el impacto por las lluvias y una huelga de transportadores de carga de dos semanas que amenazaba con incrementar los costos.

Persisten otras presiones. La inflación acumuló un 3,17% en los últimos 12 meses hasta febrero, cerca al punto medio del rango que estableció como meta el Banco Central para el 2011, de entre 2% y 4%.

Por su parte, la inflación núcleo, que excluye los precios de los alimentos, se situó en un 2,70% anualizada a febrero.

"El número nos recuerda que a lo mejor el mercado está sobrestimando las presiones de los alimentos en el IPC", dijo Katia Diaz, estratega de la firma 4Cast Inc, en Nueva York, quien espera para junio el próximo aumento de la tasa.

No obstante, otros analistas como Felipe Hernández, de RBS, opinaron que el Banco Central seguiría subiendo la tasa de interés debido a que otros indicadores continúan mostrando presiones alcistas, como la mayor demanda interna y externa, el crecimiento del crédito e incluso las expectativas inflacionarias de mediano plazo.

"Todavía esperamos que el banco central eleve la tasa de interés de referencia 25 puntos básicos a 3,50% en la reunión de política monetaria del próximo 18 de marzo", estimó Hernández en una nota.

"Es probable que la inflación se acelere de nuevo en marzo, como consecuencia de los precios de los combustibles", agregó.

Precisamente, en la reunión de febrero, el gerente del banco emisor, José Darío Uribe, alertó que las expectativas de inflación a más de un año están por encima de la meta de mediano plazo, de entre 2% y 4%, y dijo que no se pueden ignorar los riesgos de la economía global sobre el país.

El Gobierno decretó para marzo un alza en los precios de los combustibles ante el aumento en los precios internacionales del petróleo derivado de la crisis política en el Oriente Medio y el norte de Africa.

"El Banco de la República sube la tasa otra vez en marzo porque igual las condiciones de inflación y el panorama de mediano plazo no han cambiado del todo", anotó Camilo Pérez, jefe de investigaciones económicas del Banco de Bogotá.