Bogotá. El gobierno del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dejó abierta la posibilidad para modificar el presupuesto de 2011, en virtud de que no ha sido sancionado, y está vigente desde el martes por la noche el decreto de Emergencia Social, Económica y Ecológica que permite hacer modificaciones desde el monto al reacomodamiento de las partidas, todo ello a raíz de la ola invernal que ha golpeado con inusual fuerza a esta nación.

Para la ejecución de los recursos de 2011, destinados a superar la crisis y evitar la extensión de sus efectos, se requerirá efectuar las modificaciones legales que correspondan -dice el decreto-, con lo cual abre la puerta para hacer las modificaciones que estime conveniente el mandatario.

La norma señala que además de los nuevos ingresos tributarios es necesario obtener otros recursos de origen no tributario, tales como donaciones, recursos de capital e ingresos de fondos especiales, con el objeto de alcanzar el nivel de recursos suficientes para financiar las obras y proyectos indispensables en el marco de esta emergencia.

Es necesario establecer mecanismos para asegurar que la deuda pública contraída para financiar los proyectos dirigidos a conjurar la crisis e impedir la extensión de sus efectos, sea posteriormente pagada con los recursos tributarios recaudados en virtud de las medidas adoptadas con base en la emergencia, reza el decreto expedido por la administración del presidente Santos.

Considera el ejecutivo que para contrarrestar los efectos de la ola invernal generada por el más duro fenómeno de La Niña de los últimos años, "se requiere proceder a la afectación de inmuebles, la constitución de servidumbres, la compensación a poseedores y tenedores, la expropiación con previa indemnización de manera ágil, dentro del respeto de los derechos de los afectados por estas medidas, así como establecer incentivos que faciliten la destinación de los inmuebles a la realización de tales obras públicas".

El informe señala que como "consecuencia de la actual ola invernal se han presentado 206 muertos, 119 desaparecidos, 246 heridos, 337.513 familias afectadas, 2.049 viviendas destruidas y 275.569 viviendas averiadas en 654 municipios".

La Dirección de Gestión del Riesgo del ministerio del Interior y de Justicia (DGR) ha concluido que se ha presentado una afectación aproximada de 1.614.676 personas.

De acuerdo al informe del ministerio de Agricultura y de Educación que la fuerte ola invernal ha afectado a 52.735 predios con perjuicio para 2.065.517 hectáreas, y se ha registrado la muerte de 30.380 animales y el desplazamiento de 1.301.892.