Bogotá. El presidente Juan Manuel Santos realizó este viernes el balance mineroenergético de sus ocho años de Gobierno en Guapi (Cauca), también con el fin de inaugurar la línea de interconexión eléctrica entre Cauca Nariño (518 kilómetros) que beneficiará a más de 80.000 personas.

El mandatario indicó que tuvo que enfrentar los estragos de la guerra, pero ya ahora ya cuenta con servicio eléctrico y se ha beneficiado de recursos dirigidos a infraestructura, vivienda y educación.

Respecto al balance del sector durante su mandato, Santos reconoce que se parte en dos por cuenta de la crisis de los precios del petróleo que comenzó en el segundo semestre de 2014: “Esta situación nos obligó a promover una austeridad inteligente, que mantuviera a flote las finanzas del Estado, sin que ello implicara comprometer los recursos de inversión social. Y lo logramos”.

Pero de todas formas destaca que entre 2010 y 2017 el producto interno bruto del sector minero-energético superó los 380 billones de pesos (US$129.298 millones), un 48% más que el acumulado entre el 2002 y 2009.  Un fenómeno que atribuye a que el promedio de producción diaria de crudo creció un 65%.

En el tema minero se logró legaliza 6.300 nuevos mineros, para un total de 10.500 mineros legalizados en el país. Lo que ayudó que el país recibiera $150 billones (US$51.038 millones) entre dividendos, impuestos y regalías.

En el punto de servicios púbicos Santos indicó que en los últimos ocho años el gas natural domiciliario llegó por primera vez a los hogares de3,4 millones de colombianos, completando más de 9,2 millones de ciudadanos que cuentan con este recurso.

Frente a la red eléctrica, en los últimos ocho años más de 200.000 familias ya cuentan con el servicio en sus hogares. Además, se incrementó la inversión en proyectos como el Plan Caribe 5, que suma más de $4,4 billones (US$1.497 millones) en recursos.

Por último, Santos destacó que “para fortuna de todos, el fin del enfrentamiento armado con las FARC es una realidad, con lo que se redujeron fundamentalmente las voladuras de torres eléctricas y los ataques a oleoductos”.