Cerrar las puertas para que nuevos contribuyentes no coticen en el Régimen de Prima Media o sistema público de pensiones propone la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif).

Un informe preparado por el centro de estudios del sistema financiero también propone elevar las edades de pensión en un horizonte no superior a tres años, llevándolas a 62 para las mujeres y 65 años para los hombres, como lo proponía el Gobierno en el articulado del Plan Nacional de Desarrollo, pero “anclándolas (por fórmula) a los progresos en la esperanza
de vida”.

Explica el centro de estudios del sistema financiero que un sistema pensional eficiente se basa en la capacidad de ofrecer jubilaciones reduciendo la exposición de los recursos del Estado.

“Si bien en Colombia se implementó el RAI (Régimen de Ahorro Individual), la competencia ‘desleal’ del régimen público (lleno de subsidios implícitos) y las bajas coberturas y densidades claman por reformas de fondo”, dice el informe semana de Anif, al momento de advertir que “pensar en recurrir al sistema de los Beneficios Económicos Periódicos para replicar el sistema solidario de Chile sería un craso error”.

Lo que se requiere es incrementar a formalidad, la densidad de las cotizaciones y realizar importantes ajustes paramétricos.

Está de acuerdo en la propuesta del Gobierno de impulsar una reforma pensional integral, posiblemente para el segundo semestre de este año.

Considera Anif que la reforma pensional que alista el Gobierno del presidente Santos “debería abordar a fondo: el marchitamiento del Régimen de Prima Media (cierre para nuevos contribuyentes); la reducción de las tasas de reemplazo de niveles del 65%- 70% al 45%-50%, eliminando los subsidios permanentes, y elevar las edades de pensión en un horizonte no superior a tres años, llevándolas a 62/65 años, y anclándolas (por fórmula) a los progresos en la esperanza de vida”.

La propuesta del centro de estudios del sistema financiero indica que la propuesta de la reforma pensional debe incluir una reducción a los impuesto a la nómina, y reestructurar las cargas entre empresas y trabajador.