El Sistema General de Regalías, catalogado como la gran reforma a la equidad, ha permitido cambiar las vidas de millones de colombianos para que hoy puedan volver a creer que las inversiones públicas son motores de transformación. Y esto se traduce en que estos recursos han contribuido en un 15 por ciento del crecimiento del país y en la generación de más de 324 mil nuevos empleos desde 2012, y explican un 17 por ciento de la reducción de la pobreza total (468 mil pobres menos y 111 mil pobres extremos menos), así lo explicó el director del Departamento Nacional de Planeación, Simón Gaviria Muñoz.

El nuevo sistema de regalías ha tenido impactos significativos en la generación de empleo regional, “en el departamento del Quindío el aporte de estos recursos representó un 27%, en Atlántico fue de 20,4%, en Caquetá de 6,6% y en Caldas 6%, lo que muestra que los departamentos que antes no contaban con estos recursos, ahora se han beneficiado de la fuentes de empleo que esto ha traído en los últimos tres años”, indicó Gaviria Muñoz.

Y agregó, antes de 2011, el 95 por ciento de las regalías directas se concentraban en 9 departamentos y 60 municipios, y el 80 por ciento de las regalías totales se concentraba en 17 departamentos y 522 municipios, que en su conjunto, tan solo cobijaban al 23% de la población nacional. Gracias a esto, indicó Gaviria, hoy departamentos como San Andrés, Cauca, Nariño, Caquetá o Vaupés, triplicaron sus ingresos, y Chocó, Amazonas, Guaviare, Guainía y Risaralda, los duplicaron

“Hoy podemos adjudicar al Sistema General de Regalías el cierre de brechas de nuestro desarrollo y algunos de los aportes han sido la reducción del déficit de vivienda en 5,4 puntos porcentuales o el aumento de la cobertura en la educación básica en 0,65 puntos porcentuales. Lo cierto, es que las regalías se han constituido en una fuente de recursos primordial de las entidades territoriales, tanto así, que en el 2014, por cada 100 pesos que invierten los municipios y departamentos del país, 17 pesos provienen de las regalías”, afirmó Gaviria Muñoz.

Y es que, manifestó Gaviria, desde el 2012 el Sistema General de Regalías ha aprobado en total 27,7 billones de pesos, de los cuales se han asignado 19,3 billones de pesos, que a su vez han apalancado $8,5 billones adicionales de otras fuentes como recursos propios de las entidades territoriales o del presupuesto general y que se traducen en 8.896 proyectos de inversión.

“Esas inversiones que han aprobado los Órganos Colegiados de Administración y Decisión - OCAD o Triángulos de Buen Gobierno equivale a los activos totales de empresas como Coca-Cola o Harley-Davidson”, explicó Simón Gaviria.

Cerca de 85% de los recursos están en proyectos terminados o contratados. La región Caribe es la más representativa, pues cuenta con el 25% de los proyectos aprobados y el 29% de recursos totales invertidos. La región El Llano cuenta con la mayor proporción de contratados.

El Sistema General de Regalías ha financiado proyectos en todos los sectores donde los principales sectores financiados han sido transporte, 2.798 proyectos por 6,2 billones de pesos; educación, 974 proyectos con 2,4 billones de pesos; ciencia y tecnología, 288 proyectos con 2,2 billones de pesos; y vivienda, 924 proyectos con 1,5 billones de pesos.

“El sistema ha sido coherente con la visión del país pues 12,3 billones de pesos se han destinado a transporte, educación, ciencia y tecnología, y vivienda, lo que representa el 66 por ciento del total de recursos aprobados”, puntualizó Gaviria Muñoz.

Más aportes

Entre 2012 y 2015, el ahorro del Sistema General de Regalías, a través del Fondo de Ahorro y Estabilización y del Fondo de Pensiones Territoriales (Fonpet), se ha incrementado en un 76 por ciento frente al periodo 2008-2011, alcanzando un total de 10,7 billones de pesos en 2015, lo que representa un ahorro de 28 por ciento del total de las regalías generadas en el periodo.

“Teniendo en cuenta el ahorro realizado y las medidas de compensación tomadas por el Gobierno nacional hoy todos los departamentos y municipios, en épocas de vacas flacas, cuentan con el respaldo de las regalías ahorradas para amortiguar los efectos adversos sobre sus ingresos”, puntualizó Gaviria Muñoz.

En el pilar de Buen Gobierno el avance es también trascendental. Las regalías son hoy sinónimo de mayor transparencia y están representadas en proyectos cada vez de mejor calidad, pues las decisiones de priorización y asignación de recursos hoy se adoptan en los OCAD de manera abierta y colegiada entre los departamentos, los municipios y la nación en lo que hemos denominado un triángulo de buen gobierno.

“La mejora en los sistemas de Seguimiento, Evaluación y Control de los proyectos bajo un enfoque preventivo, centrado en el fortalecimiento de las capacidades de las entidades territoriales y en la participación activa de las comunidades en la vigilancia, haciendo uso de la tecnología con instrumentos como MAPAregalías, por ejemplo, permitió reducir el número de irregularidades de 8.526 en promedio anual en el periodo 2009 - 2011 a 224 entre 2012 y 2015”, acotó Gaviria.