El Banco de la República reveló este miércoles las minutas de la última reunión de su junta directiva donde se dejó ver que pese a haber tomado una decisión unánime para dejar los tipos de intervención estables en 5,25%, existe una división entre los codirectores.

Aseguran las minutas del Emisor que algunos codirectores consideraron que “ya se habría alcanzado el rango neutral de la tasa de intervención del Banco, y dado el rezago existente en los movimientos de tasas de interés y sus efectos plenos sobre la demanda, estimaron que el futuro próximo de las presiones inflacionarias subsistentes estarían controladas con las medidas ya tomadas”.

El documento, también asegura que algunos codirectores manifestaron que con la información económica existente y teniendo en cuenta la tendencia reciente de la inflación, “las presiones inflacionarias continúan teniendo peso en el balance de riesgos, lo que requeriría ajustes adicionales en la política monetaria”.

Durante la reunión de la junta, dicen las minutas, otro de los codirectores aseguró de nuevo que es necesario un encaje al crédito de consumo como acción complementaria a las decisiones tomadas sobre la tasa de intervención del Emisor.

Frente a la decisión de la Junta y las opiniones de los codirectores, analistas de la comisionista de bolsa Correval, manifestaron que “vale la pena recordar que la decisión de mantener inalterada la tasa de intervención en el nivel de 5,25% fue unánime, lo que sorprendió en su comunicado dado que en las reuniones anteriores se habían observado divergencia importantes en las opiniones de los directivos”.

Dentro de las minutas se resalta que el crecimiento del gasto agregado ha llevado a que la demanda nacional esté propiciando el uso máximo de la capacidad instalada de varios sectores de la economía. Agrega el documento que el comportamiento de la industria manufacturera sumado a otros datos sobre el desempeño económico sugiere que este puede ser menor en el primer trimestre de 2012, comparado con el último período de 2011 (6,1%).

Adicional a esto, el Emisor recalca que el crecimiento del crédito de consumo permanece alto pese a crecer a un menor ritmo, hecho que se traduce en un mayor nivel de endeudamiento por parte de los hogares colombianos.