Representantes de Colombia y Estados Unidos volverán a reunirse en dos semanas para seguir discutiendo los temas pendientes hacia la aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral, luego de discusiones esta semana.

Miembros del gobierno colombiano sostuvieron conversaciones desde jueves a sábado con contrapartes estadounidenses en Washington para "identificar áreas de preocupación relacionadas con el acuerdo comercial", según un comunicado de la oficina del representante comercial (USTR, por sus siglas en inglés).

En febrero, el presidente Barack Obama ordenó al USTR que apurara discusiones con Colombia con vistas a aprobar el TLC firmado con ese país en 2006, pendiente de ratificación en el Congreso estadounidense. Los temas discutidos esta semana incluyeron la necesidad de Colombia de garantizar derechos laborales, de prevenir agresiones contra líderes sindicales y castigar a los culpables de esa violencia, indicó el comunicado. "Los funcionarios de ambos países acordaron seguir las discusiones en dos semanas", agregó el texto.

La delegación colombiana estuvo encabezada por el embajador Gabriel Silva y la alta consejera presidencial y coordinadora del TLC, Catalina Crane, informó la embajada de Bogotá en Washington. La oposición republicana, con mayoría en la Cámara de Representantes, ha exigido al gobierno de Obama que envíe antes de julio para su aprobación en el Congreso los TLC pendientes con Colombia, Panamá y Corea del Sur, estos últimos suscritos en 2007.

Pero legisladores del partido Demócrata de Obama volvieron a mostrar esta semana objeciones al acuerdo con Colombia, donde afirman que todavía no se respetan los derechos laborales.