Madrid, Xinhua. La Comisión Europea (CE) ha advertido a España en un informe que las reformas implementadas por el gobierno ibérico son insuficientes y los riesgos siguen siendo altos, al tiempo que calificó de incompleto su programa de reformas.

De esta forma, añade el informe presentado este miércoles que recogen todos los medios digitales, las previsiones de recuperación empeoran y se pronostica que la recesión se extenderá durante el año próximo.

"El desendeudamiento del sector privado está teniendo un efecto negativo en la demanda doméstica, que ha hundido la economía española en una doble recesión que podrá extenderse hasta 2014", añadió el informe presentado por el vicepresidente de la Comisión Europea (CE), Olli Rehn.

Además, también se refiere al alto nivel de desempleo que está provocando un proceso de desendeudamiento más largo, por lo que "aunque se han hecho progresos en 2012, los riesgos contra la estabilidad macroeconómica y financiera no se han disipado".

Por otro lado, la CE valora los esfuerzos del Ejecutivo para hacer frente a estos desequilibrios mediante reformas aprobadas durante el pasado año, como la del mercado laboral o las dirigidas a mejorar la competitividad de las empresas, pero insiste en que el programa de reformas es incompleto.

El informe incide sobre el desequilibrio cada vez mayor en el desempleo, donde la CE resalta que para 2013 espera una tasa de paro en España del 27%, frente al 25% en 2012, y al mismo tiempo advierte de que el crecimiento del número de parados de larga duración reducirá la capacidad de crecimiento de la economía en los próximos años.

Otro problema grave es el relativo a la deuda pública, que ha aumentado desde 2009 hasta situarse en niveles próximos al 90% del Producto Interno Bruto.

Pese a la mejora de las condiciones de financiación experimentadas desde hace algunos meses, la CE señala que "la confianza del mercado sigue siendo sensible a los acontecimientos económicos y políticos del país".

En resumen, la CE reclama a España "una respuesta política ambiciosa" poniendo en marcha nuevas reformas y asegurando que las ya anunciadas tengan una completa aplicación.

Por otra parte, el presidente del gobierno Mariano Rajoy reconoció hoy en el Parlamento español que la última reunión del Consejo Europeo se saldó en buena medida con una decepción ya que una vez más se ha puesto de manifiesto que la Unión Europea (UE) avanza a un ritmo demasiado lento pese a que ya tiene sobre la mesa la hoja de ruta que debe seguir para salir de la recesión.

Por último, Rajoy ha instado a repensar a la UE para que avance más rápidamente en su integración y ha emplazado a que los sacrificios de países como España cuenten con mayor apoyo de otros socios y de las instituciones europeas.