Bruselas. Grecia tendrá que recortar su gasto fiscal en el equivalente a un 5,5% adicional del Producto Interno Bruto (PIB) durante el 2013 y 2014 para cumplir con las metas fiscales acordadas en el segundo rescate internacional para Atenas, dijo un reporte de la Comisión Europea.

El reporte de cumplimiento del órgano ejecutivo de la Unión Europea evalúa el progreso de las reformas griegas necesarias para la entrega de nuevos fondos de la zona euro a Atenas y recomienda que el primer desembolso se haga lo antes posible.

El reporte, obtenido por Reuters, dijo que el paquete de medidas de ahorro adoptadas por Grecia a inicios del 2012 equivalían a un 1,5% del PIB y le permitirían a Atenas cumplir la meta de bajar el déficit primario a un 1% este año.

"Sin embargo, los actuales proyectos revelan grandes brechas fiscales en el 2013-14", afirmó el reporte de la comisión, agregando que el déficit para los dos años totalizaba un 5,5%.

"Entonces, Grecia deberá anunciar y adoptar sustantivos recortes adicionales al gasto en los próximos meses, en particular cuando Grecia actualice su presupuesto de mediano plazo en mayo del 2012", indicó el reporte.

Grecia sostendrá elecciones parlamentarias en abril y ya está sintiendo el efecto de las dolorosas medidas de austeridad, con un elevado desempleo que incluye a más jóvenes cesantes que trabajando.

El reporte dijo que, en preparación para los nuevos recortes, el gobierno estaba revisando los programas de gasto público, enfocándose en ahorros en las transferencias sociales, la defensa y la reestructuración de la administración central y local.

Habrían recortes de empleos en el sector público ante retiros voluntarios y una norma de una contratación por cada cinco salidas. Atenas recortará aún más el gasto en farmacia y el operacional de los hospitales, además de los beneficios sociales en efectivo.

"La continuación de la amplia asistencia financiera internacional sólo puede esperarse si mejora la implementación de las políticas", indicó el reporte de la Comisión Europea.

"La determinación de las autoridades griegas para apegarse a las políticas acordadas será puesta a prueba en los próximos meses, cuando deben identificarse las medidas de reducción de déficit para cerrar la gran brecha del 2013-14", agregó.

Las nuevas medidas son necesarias para que Grecia siga recibiendo ayuda financiera de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional bajo un segundo rescate por 130.000 millones de euros, que mantendrá a Atenas financiada hasta el 2014.

Pero para obtener los siguientes tramos de financiamiento, Grecia debe lograr un superávit primario del 1,8% en el 2013 y 4,5% en el 2014.

"Las actuales políticas no son suficientes para que las cuentas públicas lleguen a estas metas. El gobierno tendrá que identificar esta cantidad (5,5% del PIB) de medidas para junio del 2012 y adoptarlas en los presupuestos 2013 y 2014 para llegar a tales objetivos", definió el reporte.