“La Comisión puede confirmar que no ha recibido hasta ahora ninguna demanda para activar la ayuda de urgencia en el marco del programa de asistencia financiera a los bancos”, reveló Olivier Bailly, portavoz de ese organismo, a la prensa del Viejo Continente, demitiendo los señalamientos de Luis de Guindos, ministro español de Finanzas, en el sentido de que la entidad recibiría varios millones de euros para sanear sus finanzas.

De haberse realizado, esta suma habría sido el primer desembolso de los 30.000 millones de euros iniciales que las autoridades comunitarias aprobaron hace un mes para sanear el alicaído sistema financiero español. Sin embargo, el mecanismo sólo puede activarse con una solicitud formal de parte del Banco de España.

“Es un proceso muy complejo, puede tomar varios días”, aclaró el portavoz. A pesar de estas declaraciones, la prensa española afirma que las autoridades comunitarias trabajan en los últimos detalles de un plan para liberar fondos al sistema bancario de su país.

Pero el anuncio no desalentó a los inversores. Las acciones de Bankia, que mostraban una subida de 10% en horas de la mañana, habían aumentado su ganancia a 12,46%, cotizándose a un precio de 1,1460 euros.

El banco, considerado como el cuarto más grande de España, fue intervenido en mayo pasado con la inyección de 19.000 millones de euros por parte del gobierno español para evitar la quiebra del sistema bancario.