Berlín/Bruselas. La Comisión Europea prepara una propuesta para crear un impuesto general del bloque que podría aplicarse a las transacciones bancarias o los viajes aéreos, dijo este lunes un alto funcionario, lo que generó la inmediata oposición de Berlín.

Mientras los gobiernos europeos luchan con sus problemas financieros, las autoridades de Bruselas buscan alternativas para financiar un presupuesto cada vez mayor de la UE, que en su gran mayoría va a subsidiar a la agricultura o a financiar proyectos de infraestructura como autopistas, mientras que un 4% va al pago de los empleados de la UE en Bruselas.

Este lunes, Janusz Lewandowski, comisario de la Unión Europea a cargo del presupuesto de 140.000 millones de euros (186.000 millones de dólares), dijo que en septiembre se definiría cómo podría aplicarse el nuevo impuesto en la unión.

"Hay varias opciones que no afectan a los ministerios de Finanzas y tienen un vínculo con la política europea como un impuesto a las transacciones financieras, a las licitaciones de emisiones de carbono y una estructura para la aviación", dijo Lewandowski al diario Financial Times Deutschland.

"Un impuesto a las transacciones podrían generar un gran monto de dinero", acotó. "Los demás sólo contribuirían con una pequeña parte de los 140.000 millones de euros anuales que estamos gastando", agregó.

A pocas horas de los comentarios de Lewandowski, el Gobierno alemán salió a criticar la idea.

"La demanda de introducir un impuesto en la UE contraviene la posición suscrita por el Gobierno (germano) en su acuerdo de coalición", dijo un portavoz del Ministerio de Finanzas local.

"Las reservas del Gobierno son sobre el instrumento de un impuesto de la UE, tal como se presenta", agregó.

Un portavoz de Lewandowski dijo que el comisario iniciará una gira por las capitales europeas para explicarle los planes a los líderes nacionales, y agregó que el comisario se "sorprendería" si alguno de ellos los objetara.

Karel Lannoo del Centro de Estudios Políticos Europeos, un centro de estudios de Bruselas, dijo que hoy no es un buen momento para crear un nuevo impuesto.

"Varios estados miembros están realizando drásticos recortes de gasto", dijo Lannoo.

"Para que cualquier impuesto sea introducido en la UE, se necesitaría abordar las diferentes maneras en que los países europeos reciben ingresos. Esta es una caja de Pandora y no es un momento oportuno para abrirla", agregó.