Bruselas. La Comisión Europea rechazó este martes en un hecho sin precedentes el presupuesto presentado por Italia para 2019 y le pide que en un plazo no mayor de tres semanas presente una versión revisada, según fuentes de la institución.

El proyecto de presupuesto del Gobierno italiano establece un objetivo de déficit del 2,4% del producto interior bruto (PIB), frente al 0,8% fijado por el anterior Gobierno.

Italia tiene una de las deudas más altas del mundo, equivalente al 130% del PIB, cuando el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea (UE) establece un techo del 60%. Por esta razón, Italia está obligada a reducir su deuda año tras año.

Sin embargo, el Gobierno populista y de ultraderecha en Roma alega que la ampliación del déficit es necesaria para financiar su proyectado gasto público para 2019 y para estimular el crecimiento de su estancada economía. 

Una violación de las reglas de la UE en materia de endeudamiento puede llevar a la Comisión Europea, en última instancia, a imponer sanciones al país incumplidor, aunque esta medida hasta ahora nunca ha sido adoptada contra un miembro de la eurozona.