La Comisión Europea (CE) y el Banco Mundial acordaron este viernes contribuir con 54,5 millones de euros (US$77,7M) al Fondo global para la reducción y recuperación de desastres naturales (GFDRR, en inglés) en los países de África, el Caribe y el Pacífico (ACP).

La aportación de estas instituciones responde a la necesidad de "crear un mundo más seguro" y más preparado para afrontar los peligros naturales, subrayó la CE en un comunicado, y recordó que 168 países ya acordaron poner en marcha un plan de acción en ese sentido para el periodo 2005-2015 tras el tsunami en el océano Índico en 2004.

El comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs, señaló que los efectos del cambio climático afectan más a los pueblos más pobres del mundo, por lo que consideró el acuerdo de hoy "crucial" para muchos países de ACP.

Este mecanismo pretende ayudarles a protegerse de desastres naturales al establecer sistemas de "alerta temprana", especialmente en las comunidades más vulnerables.

En concreto, los fondos europeos se invertirán en la prevención, mitigación y preparación ante catástrofes naturales, haciendo especial hincapié en la detección y evaluación de los riesgos y en las medidas para la recuperación después de un desastre.

Por su parte, la vicepresidenta para desarrollo sostenible del Banco Mundial, Inger Andersen, destacó la creciente frecuencia con que ocurren los desastres, y valoró el acuerdo alcanzado como el "logro principal" dentro de la colaboración en defensa del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza.

El programa de cooperación será gestionado por el GFDRR y estará basado en el apoyo a las iniciativas regionales y subregionales, la provisión de asistencia técnica, políticas de adaptación a las consecuencias del cambio climático y un instrumento para iniciar una rápida recuperación después de ocurrir una catástrofe.

La Comisión espera que el programa consiga reducir la vulnerabilidad y la exposición de estos países a los desastres, así como mejorar la preparación de su población ante ellos.

El GFDRR fue establecido en 2006 en el marco de la red de desarrollo sostenible del Banco Mundial, mediante la asociación de 36 países y seis organizaciones internacionales.