El Comité de Política Monetaria elevó la tasa de referencia a 6,5%, lo que a juicio de Alfonso Capurro -del área de economía de CPA Ferrere- es una señal clara para mantener los precios

La decisión que tomó este jueves el Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central del Uruguay (BCU) es una señal clara para mantener la inflación en desmedro de otras variables como el tipo de cambio, explicó a Observa el economista Alfonso Capurro, del área de economía de la consultora local CPA Ferrere.

En medio de la "encrucijada" en la que se encontraba –por la baja del dólar y las presiones inflacionarias- el BCU eligió mantenerse “vigilante” de los precios y así cumplir con su mandato constitucional, comentó el analista.

El Copom elevó en la tarde de este jueves 0,25 puntos la tasa de referencia y la colocó en 6,5%.

Con esta medida Capurro entiende que las presiones del mercado pueden provocar la baja del dólar. “En este juego el BCU defiende su objetivo de la inflación y el Ministerio de Economía y Finanzas, con toda legitimidad, trabaja para que no se pierda competitividad”, dijo.

A partir de ahora, insistió Capurro, se verá si el gobierno mantiene el objetivo explícito del valor del dólar –entre $21 y $22-. "¿Aquel nivel (del dólar) que planteó el MEF sigue siendo de equilibrio (como expresó el subsecretario de Economía Pedro Buonomo) o no? En aquel momento (junio) estábamos en un mundo de estabilidad, pero ahora el mundo cambió: se apreció el euro, el real y yuan”, comentó. “Nos deberíamos hacer la pregunta si el equilibrio ahora no es más bajo", acotó.

Finalmente Capurro señaló que existe un comportamiento "raro" del BCU al bajar la tasa de referencia para el costo del dinero, mientras eleva la tasa de las letras de regulación monetaria). “La decisión no es consistente” desde este punto de vista, concluyó el analista.