El nuevo sistema cambiario que aplicará Venezuela desde este jueves será dual con una tasa fija "protegida" de 10 bolívares por dólar y otra flotante que arrancará en 206 bolívares por dólar, dijo el vicepresidente de Economía, Miguel Pérez.

Los detalles del nuevo sistema fueron divulgados el miércoles, casi un mes después de que el presidente Nicolás Maduro anunciará una reestructuración cambiaria que implicó una devaluación del 37 por ciento y que forma parte de un grupo de medidas para enfrentar una aguda crisis económica.

"Pretendemos romper el modelo del control de cambio conocido", dijo en conferencia de prensa Pérez, quien también está al frente del Ministerio de Industria y Comercio del país petrolero sudamericano.

El funcionario agregó que los consumos con tarjetas de crédito en el exterior se regirán por la tasa flotante.

El convenio cambiario de Venezuela, donde rige un estricto control de cambio desde hace más de una década, será publicado el jueves en la gaceta oficial y Pérez dijo que entrará en vigencia ese mismo día.

Por otra parte, reiteró que el Gobierno socialista cumplirá "de manera religiosa" con sus pagos de deuda externa y aseguró que el país no tiene problemas de solvencia a pesar de la actual "emergencia económica".

No obstante, observó que los indicadores de alto riesgo país "siguen manteniéndose" y limitando la posibilidad de "obtener financiamiento fresco".