Un año cumplirá en enero la prórroga que dio el Gobierno al Decreto 074 de 2013, a través del cual se crearon aranceles mixtos adicionales para la importación de confecciones, calzado y marroquinería –un aumento del 10% ad valorem, más un arancel de US$5 por kilo a la ropa importada-. El objetivo, proteger la industria nacional y combatir el contrabando.

A pesar de que, según la Cámara Colombiana de Confección y Afines, luego de la medida la producción ha incrementado 21%, la última Muestra Mensual Manufacturera del DANE, da cuenta de una variación negativa de 7,5% en el subsector de confecciones y 12,4% en el de tejidos de punto y ganchillo, en octubre de 2014 con respecto al mismo mes del año anterior.

En su comentario económico del 24 de noviembre, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) se refirió al comportamiento de la comercialización en el sector de confecciones y prendas de vestir, que a septiembre de 2014 registró un crecimiento de 5,3%, frente al 2,2% del corte al mismo mes de 2013. Según Anif, aunque se ve un repunte “se podría pensar que proviene más del mayor consumo de los hogares que de los aranceles que deberían tener justamente el efecto contrario, por una posible elevación de precios”.

Anif advirte una caída en el gasto de los hogares debida a los elevados aranceles y, en consecuencia, a los mayores precios. En ese momento, las compras de vestuario hechas por los hogares colombianos ascendían a $1,1 billones. Pero las últimas cifras, de octubre, del Instituto para la Exportación y la Moda, Inexmoda, y Raddar muestran un incremento en ese gasto, que se acerca a los $1,2 billones ($1,19 billones), con un per cápita de $25.065. “Las compras de vestuario para octubre de 2014 presentaron un crecimiento frente al mismo mes del año anterior de 15,44% en términos corrientes y 13,59% en reales; para este periodo los precios aumentaron un 1,63%”, dice el documento hecho por Inexmoda y Raddar.

Las ciudades que más consumieron el mercado de vestuario fueron Bogotá (25%), Medellín (16,9%), Cali (8,7), Barranquilla (4,6%) y Bucaramanga (2,8). La industria, mientras tanto, queda a la espera de las cifras que en 2015 darán cuenta del comportamiento de producción y comercialización durante la época navideña. Anif proyecta un crecimiento al 2% y al 2,8% anual para los sectores de textiles y confecciones, respectivamente al cierre de 2014, en materia industrial. A nivel de comercialización, “las ventas del sector de prendas de vestir llegarían a expansiones de 3,9% al cierre de 2014 levemente por debajo del 5,3% de un año atrás”, dice Anif.

En Medellín, del 27 al 29 de enero, la industria recibirá 2015 con Colombiatex, la feria que por lo general da inicio a la agenda de negocios del sector en la región. Se esperan más 10.000 compradores nacionales e internacionales, con oportunidades de negocio por US$267 millones.