Berlín. Contratar empleados locales capacitados se ha convertido en uno de los principales desafíos para la ampliación de los negocios de las compañías chinas en Alemania, indicó este martes la Cámara China de Comercio en Alemania (CHKD).

La CHKD anunció que el próximo mes se realizará una feria de contratación con el fin de encontrar talento local para las empresas chinas.

Actualmente, alrededor de 2.000 compañías chinas están haciendo negocios en Alemania, la mayoría de las cuales se encuentra en una etapa de expansión de sus negocios en el extranjero, dijo el director ejecutivo de la CHKD, Duan Wei.

Estas empresas necesitan una enorme cantidad de talentos locales de primera clase en ámbitos como administración de empresas, investigación y desarrollo tecnológicos, diseño de productos, comercialización y ventas, señaló Duan.

Un estudio realizado el año pasado por la CHKD mostró que a pesar del alto costo de la mano de obra, las compañías chinas están dispuestas a contratar empleados alemanes por su deseo de involucrarse mejor en el ambiente de negocios y el mercado locales.

Las compañías chinas crearon una gran cantidad de empleos en Alemania, dijo Duan, quien señaló que la CHKD organizará el 19 de junio una feria de reclutamiento en Frankfurt junto con la agencia de promoción de inversiones y la cámara de comercio de la ciudad.

En la feria, al menos 20 compañías chinas ofrecerán cientos de empleos en administración, investigación y desarrollo, comercialización y otros ámbitos.

Datos recientes muestran que cada vez más compañías chinas eligen Alemania como destino de sus inversiones. Además de ampliar sus propios negocios, estas compañías también hacen aportaciones a la economía local y al mercado laboral.

Un informe de Alemania Comercio e Inversión, la agencia oficial de promoción de las inversiones de Alemania, mostró el mes pasado que China se convirtió en 2014 en el mayor país inversionista en Alemania con una cantidad récord de proyectos de inversión.

Tan sólo el año pasado, las compañías chinas invirtieron en Alemania más de 200 millones de euros (cerca de US$224,7 millones) y crearon más de 1.700 nuevos empleos.