Las cifras macroeconómicas en el interanual 2016-2017 no crecieron lo suficiente como para dar paso al pago del segundo aguinaldo este año, que se activa si la economía crece en 4,5%, pero en el Gobierno existe la confianza de mejores perspectivas de crecimiento para 2018, en gran medida debido a factores externos, como los indicadores de alza en Brasil, Europa, Estados Unidos y China.

El ministro de Economía, Mario Guillén, explicó este martes las causas que hicieron que, por segundo año consecutivo, no se haga efectivo el pago del segundo aguinaldo, un beneficio creado por decreto del 20 de noviembre de 2013 y que llega a los trabajadores del sector público y privado.

La crisis en Brasil y su baja demanda de gas a Bolivia incidieron de forma significativa en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), que representa la producción total de bienes y servicios de un país. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística (INE) la economía creció solo 3,94%, el porcentaje más bajo desde 2013, cuando llegó a 6,24%.

Entre ayer y la mañana de este martes, Guillén y viceministros del área explicaron en diferentes medios de comunicación lo ocurrido en términos económicos. Para la oposición, las cifras son una muestra de la desaceleración económica y exigen acciones, en tanto que los empresarios alentaron esfuerzos para dinamizar la economía.

Bolivia logró cifras de crecimiento en medio de una crisis internacional, apoyada principalmente en su demanda interna. Para esta gestión la perspectiva es cerrar la inversión pública en 78% y una inflación controlada, entre otros factores, explicó Guillén en una entrevista con Cadena A, donde señaló que para 2018 hay un contexto externo alentador.

“El siguiente año tenemos mejores perspectivas, el tema de Brasil (que va creciendo) nos va ayudar”, aseguró y añadió que también hay señales de mejores indicadores externos como el crecimiento en Europa, Estados Unidos y China, lo que repercutirá favorablemente en países de la región, entre ellos Bolivia.

“Si bien nuestra demanda interna es dinámica, también tenemos que ver el mundo porque si el mundo empieza a recuperarse vamos a tener mayores oportunidades…Estados Unidos ya está empezando a crecer, al igual que Europa y China, lo que va a ocasionar que el mundo se dinamice y nosotros, que no somos un país aislado, vamos a tener la oportunidad de mejorar nuestro crecimiento pro las exportaciones, entonces ahí vamos a mejorar nuestro tema interno y externo”, afirmó.

El viceministro de Presupuesto, Jaime Durán, explicó en una entrevista en la red RTP que la demanda de gas de Brasil se “está estabilizando” y el precio del barril del petróleo está entre US$50 y US$52, lo que demuestra un escenario favorable a futuro.