Al priorizar la inflación, la acción del Banco Central del Paraguay en materia cambiaria será menor, y obligará a los agentes económicos a utilizar otros instrumentos para asegurar beneficios, explicó ayer Luis Campos, director del emisor.

Campos señaló que priorizar la lucha contra la inflación es fundamental, ya que eso, finalmente, determinará el costo del dinero y la tasa de interés.

“A inflación alta, créditos más caros”, afirmó, y reiteró que la intención es seguir peleando para mantener el poder adquisitivo de la gente. “El tipo de cambio es una acción que está a cargo de los agentes económicos, quienes debe adoptar un rol más activo para evitar pérdidas. Para problemas de mercado, se necesitan soluciones de mercado”, añadió.

En ese punto señaló que todos los elementos del contrato a futuro “forward” están habilitados y pueden brindar asistencia a los clientes para cubrir sus operaciones de compra y venta de divisas.

El forward es un instrumento que permite una previsibilidad cambiaria, dijo, y aclaró que el BCP no se desprende del sistema cambiario y que seguirá interviniendo en el mercado de divisas para evitar presiones bruscas en la demanda y en la oferta de dólares.

“Al migrar al esquema de metas de inflación, la banca matriz asume un compromiso mayor de anclar la inflación en un objetivo a un mediano y largo plazo”, agregó el directivo del Banco Central.

Explicó también que, en ese sentido, el ente emisor viene adecuando sus esquemas hace tres años, aplicando rangos metas, comunicando sus decisiones de políticas a través de CEOMA, etc. Recordemos que la meta de inflación para el presente año es del 5% con variaciones de +- 2,5%; sin embargo, a marzo último, la tasa interanual se ubicó en 10,3%, mientras que en abril bajó levemente a 9,1%. Empero, el BCP espera reencauzar la inflación para finales de este año hacia el rango meta.

Los bancos centrales más adelantados del mundo recurren a este sistema por una mayor efectividad en la política monetaria. En América Latina, ya son siete las naciones que desarrollan el esquema de metas de inflación (México, Brasil, Chile, Colombia, Perú, Guatemala) y ahora Paraguay.

Finalmente, Campos mencionó que llegar a la meta requerirá esfuerzos, tanto de la política monetaria del BCP, como de la política fiscal (Hacienda) con relación a las decisiones para equilibrar el presupuesto general de gastos.