Los empresarios recibieron con alzas a los precios de productos básicos al nuevo secretario de Comercio de Honduras, Francisco Zelaya.

En menos de 30 días de estadía en este cargo, el funcionario solo ha visto pasar frente a sus bigotes el incremento a la varilla de hierro y de varios artículos pertenecientes a la canasta básica de alimentos. Solo durante la semana anterior, un informe del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) reportó un alza a los precios de 10 productos.

Además la Comisión Administradora del Petróleo (CAP) aplicó hoy un nuevo incremento al costo de los combustibles.

En el caso de la comida, el mayor impacto fue de 5.63 lempiras y recayó en el galón de aceite para cocinar, seguido de una variación de cinco lempiras para la libra de café en las tiendas de la Suplidora Nacional de Productos Básicos (Banasupro) y para las cinco libras de frijol tinto en la Feria del Agricultor.

El plátano maduro, el frijol tinto así como las carnes de res, pollo, cerdo y pescado tuvieron variaciones que oscilaron entre pocos centavos y cinco lempiras.

Inalterable. "La aprobación del decreto de congelamiento de precios 238-2010 fue solo una muestra de lo que el gobierno es capaz de hacer para proteger al consumidor final", advirtió el viceministro de Comercio, Juan José Cruz.

Mediante este cuestionado instrumento el Congreso Nacional fijó entre el 19 de noviembre de 2010 al 19 de enero de 2011 techos máximos a lo precios de 33 productos de consumo popular en el país. Luego se amplió la vigencia de este decreto por 20 días más.

Informó, también, que en los próximos días se efectuará la segunda ronda de conversaciones con representantes de los alimentos balanceados, la varilla de hierro, la industria avícola y de las harinas.

Los referidos sectores accedieron a presentar sus cifras para corroborar qué porcentaje del encarecimiento de estos insumos y alimentos corresponde a la inflación internacional y si existe especulación interna generada por las empresas.

"Desde hace tres semanas conversamos con estos industriales y les hemos solicitado que exista una responsabilidad social empresarial, porque cada uno de estos incrementos afecta a las personas de más bajos recursos", dijo.

Según Cruz, se les mostró el proceso productivo, económico y financiero de cada una de estas empresas y se han verificado sus cifras. Los empresarios están claros respecto a la situación económica que se les ha planteado y ellos están dispuestos a ejercer sus responsabilidad social.

Falta de producción. El director de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh), Edgardo Leiva, ha sostenido que la falta de políticas para estimular el agro ha provocado que más de un 70% de los alimentos que se consumen en el país sean importados.

El viceministro de Comercio lamentó, también, que Honduras ha cedido un importante porcentaje de su soberanía alimentaria y la población se encuentra a merced de las variaciones de los alimentos en el mercado internacional.

El salario. El secretario general de la Central General de Trabajadores (CGT), Daniel Durón, confirmó que es válido un incremento al salario mínimo en un 22% como lo solicitaron a mediados de enero del presente año en el marco de la comisión tripartita coformada con el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) y la Secretaría del Trabajo.

Durón, también, señaló que el alza al precio de la energía eléctrica y a los combustibles afecta a la población. Propuso fortalecer a los Banasupro para que las personas con menos recursos tengan acceso a los alimentos básicos.

El ex presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Óscar Galeano, indicó que antes de pronunciarse respecto a las pretensiones salariales se debe tomar en cuenta que más de 1.4 millones de hondureños tienen problemas para encontrar un puesto de trabajo. Los empresarios han advertido que un incremento abrupto al salario mínimo puede generar el cierre de más empresas y el despido de obreros.