Álvaro Maldonado, presidente del directorio de Fedexpor y ejecutivo de una industria de aceites, afirmó que muchas veces los buques que llegan a Ecuador ya han pasado por puertos chilenos y peruanos y arriban con un espacio limitado para los productos nacionales.

Ecuador es uno de los países de América Latina que registran un menor índice de conectividad marítima y ese constituye uno de los principales problemas logísticos que tiene el sector exportador nacional.

Esta problemática fue abordada ayer durante la III Convención Nacional de Exportadores, que congrega en Guayaquil a cerca de 150 delegados de compañías y expositores internacionales.

Los exportadores refieren que cada vez es más complicado obtener espacios en los buques para enviar directamente la carga a su destino.

Y ello se debe a que hay empresas navieras que están desistiendo de entrar con buques grandes a Guayaquil por el limitante de su calado o porque Ecuador no representa un importante flujo de carga frente a otros países.

“Hemos recibido notificaciones de cargueras internacionales que no van a realizar envíos directos a EE.UU. sino con trasbordo porque no permite la entrada de buques de mayor envergadura hacia el puerto de Guayaquil”, indicó Felipe Ribadeneira, de la Federación Ecuatoriana de Exportadores.

Álvaro Maldonado, presidente del directorio de Fedexpor y ejecutivo de una industria de aceites, afirmó que muchas veces los buques que llegan a Ecuador ya han pasado por puertos chilenos y peruanos y arriban con un espacio limitado para los productos nacionales.

Por ello, Maldonado afirmó que es importante que se convierta al país en un puerto de transferencia que pueda ser atractivo para las navieras, pues no solo se abastecería la demanda del país, sino del norte de Perú y el sur de Colombia.

Viviana Vásquez, quien en representación de la ministra de Industrias presentó los lineamientos de la Agenda Nacional de Logística, reconoció que se ha identificado que las infraestructuras portuarias locales no tienen las condiciones suficientes para ayudar a que sea más atractiva la oferta y lograr una mejor conectividad naviera.

“Lo que se espera es que con los lineamientos de la política, con la apuesta de inversión pública que se está haciendo en puertos y aeropuertos, lograr más atractivos nuestros espacios para que las líneas vengan”, agregó Vásquez.

Pero no es el único problema que esgrimen los exportadores. El sector indica que si bien hay avances en infraestructura de carreteras, es necesario contar con una clara política logística y de comercio exterior, mejorar la seguridad para la transportación de cargas, entre otros aspectos.