Más contradicciones. El sector empresarial, y no la clase obrera del país, es el llamado a tributar para el financiamiento de tasa de seguridad, dijo el secretario general de la Confederación de Trabajadores de Honduras (CTH), Hilario Espinoza.

De manera reiterativa la cúpula del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) sugiere que en la captación de 1.500 millones de lempiras (US$77,9M) para conformar el referido fondo deben aportar todos los sectores de la ciudadanía.

Espinoza se mostró contrariado respecto a estas aseveraciones porque los trabajadores enfrentan precariedad para adquirir los encarecidos productos de la canasta básica de alimentos, el pago del transporte urbano y el aumento a las tarifas de los servicios públicos, entre otros costos inflacionarios.

Pese a que el dirigente obrero reconoció que la población trabajadora es afectada de manera directa por el crimen y la violencia, dijo que es el momento de que los empresarios muestren su solidaridad con las clases desposeídas del país. "La clase empresarial reporta grandes utilidades y por lo tanto puede aportar al pago de esta tasa de seguridad", indicó.

El director Ejecutivo de Ingresos (DEI), Oswaldo Guillén, ha dicho en las últimas horas que se descarta la imposición de nuevas cargas tributarias en contra de la clase pobre y media del país.

Espinoza se manifestó, por su parte, en contra de que se adhieran cargos a las llamadas telefónicas y al consumo de combustibles para gestionar recursos a favor de esta iniciativa.

Los trabajadores del país ya no tienen más capacidad económica para pagar tributos, pero los empresarios sí, reiteró.

La tasa municipal

El secretario de la Asociación de Municipios de Honduras (Amhon), Nery Conrado Cerrato, dijo que un pequeño porcentaje de los 298 municipios de Honduras no aplica la referida tasa por seguridad.

La presidenta de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), Aline Flores, estima que los empresarios aportan unos 100 millones de lempiras por este concepto en 30 municipalidades.

El dirigente fue del parecer que los empresarios deben aportar para la conformación de esta tasa de seguridad desde la perspectiva de la solidaridad y de la responsabilidad social, sin afectar a los ciudadanos más pobres del país.

Para Cerrato es total la conformación de un sistema transparente de administración de estos recursos. "Si los fondos se integrarán en un fideicomiso, es necesario que participen la Asociación de Municipios de Honduras, el sector empresarial y la Secretaria del Interior, entre otras instituciones", indicó.

Los empresarios proponen que esta tasa municipal debe ser unificada o adherida a la nueva imposición tributaria que será aprobada por el Congreso Nacional en los próximos días. Se proponen captar 1,500 millones de lempiras en un año.