Río de Janeiro. La confianza de la industria brasileña aumentó 2,1 puntos en septiembre y se situó en su mayor nivel desde julio de 2014, al alcanzar los 88,2 puntos, según un informe divulgado este miércoles.

Los datos presentados por el centro de estudios económicos Fundación Getúlio Vargas (FGV), muestran un crecimiento de 14,3 puntos en comparación con septiembre de 2015.

La mejora de la confianza de la industria brasileña se registró en 12 de los 19 segmentos analizados y fue determinada tanto por la mejora de las expectativas como por las evaluaciones sobre la situación actual.

"En septiembre, el Índice de Confianza de la Industria (ICI) retoma la trayectoria de alza iniciada en abril, después de una breve interrupción el mes anterior", acota el documento.

El texto también menciona que los resultados reflejan una recuperación no exenta de los altibajos en producción, "la lectura del estudio sugiere una recuperación lenta y sujeta a sobresaltos por el lado de la producción, fruto de un esfuerzo para normalizar los estoques y de la reciente pérdida de empuje de las ventas externas".

Respecto al panorama futuro, el documento señala que "el sector continúa decreciendo con la lentitud de la recuperación de la demanda interna, pero empieza a presentar un mayor optimismo en el horizonte de seis meses".

El Índice de Expectativas (IE) subió 2,5 puntos en septiembre, situándose en su mayor nivel desde junio de 2014, con 89,8 unidades, mientras que el Índice de Situación Actual (ISA) registró un incremento de 1,5 puntos, hasta los 86,7, el mayor nivel desde enero de 2015 (88,4 puntos).

Además de una mayor confianza, el nivel de ociosidad de la industria brasileña bajó. El nivel de Utilización de la Capacidad Instalada (UCI) subió 0,9 puntos en septiembre ante agosto y se situó en el 74,7%, el mayor nivel desde diciembre de 2015.

La aumento de confianza de los industriales brasileños coincide con el crecimiento de la confianza del consumidor brasileño, que en septiembre alcanzó los 80,6 puntos, su mejor nivel desde enero de 2015, según otro estudio divulgado por la FGV.

El sector industrial es de los más afectados por la crisis económica de Brasil, cuya economía se contrajo 3,8% en 2015, su peor resultado en 25 años, y se prevé que se contraiga 3,14% en 2016, según el mercado financiero, encadenando por primera vez en su historia dos años negativos.