Madrid. La confianza de los inversores en España mejoró este viernes por segundo día consecutivo, tras el éxito de la subasta de bonos del jueves y de las medidas de las autoridades españolas para apuntalar la confianza de los inversores.

"Creemos que las tensiones en el mercado deberían seguir reduciéndose en el próximo par de semanas", indicó Roberto Ruiz, estratega de UBS en Madrid.

"El mercado se había mostrado preocupado porque España quizá no lograría cubrir sus vencimientos de julio", añadió Ruiz, en referencia a los 32.000 millones de euros en vencimientos de obligaciones.

Antes de la subasta de este jueves, los precios de los bonos estatales españoles en el mercado secundario cayeron a sus niveles más bajos desde la creación de la eurozona.

El mercado se vio sacudido por los rumores de que una eventual sequía de liquidez podría obligar a España a acudir en busca de fondos a los 750.000 millones de euros del mecanismo europeo de estabilidad europea.

Los rumores se vieron incrementados por la noticia de que el viernes habría una reunión entre el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn.

El gobierno español y el FMI han indicado que en la reunión simplemente se hablará del estado de la economía española y desmintieron que se esté preparando un rescate.

Ruiz, de UBS, dijo que la siguiente gran prueba para los mercados financieros españoles será la próxima subasta de bonos estatales del 1 de julio.

Hasta entonces, espera que el IBEX recupere gran parte de lo perdido frente a otros mercados de la eurozona. Ruiz indicó que el IBEX ha caído 17% este año frente al descenso de 7% del índice Eurostoxx.

Pruebas de solvencia y reforma laboral. La confianza en España también recibió impulso tras el anuncio el miércoles del Banco de España de que va a llevar a cabo pruebas de solvencia de las instituciones financieras del país y que luego dará a conocer sus resultados.

También el miércoles, el gobierno aprobó la esperada reforma del mercado laboral. "El gobierno ha dado un importante paso adelante", dijo José Manuel González-Páramo, miembro del consejo ejecutivo del Banco Central Europeo.

Sin embargo, los economistas de Royal Bank of Scotland PLC advirtieron de que los bonos españoles podrían sufrir cierta presión bajista este mismo año. Aludieron a la persistente presión de oferta, ya que España ha completado tan sólo el 49% de su emisión de bonos de 2010. El porcentaje está por debajo del 59% de media que esperaba la eurozona.

RBS estima que la emisión neta de bonos y Letras del Tesoro del gobierno español alcanzará un total de 81.000 millones de euros en 2010 frente al objetivo oficial de 78.000 millones de euros.

"No estamos preocupados, pero al mismo tiempo es motivo de cautela respecto a la evolución de los bonos estatales españoles e incluso a los niveles actuales preferimos" los bonos estatales italianos, dijo RBS en una nota.