El índice de confianza de la industria brasileña retrocedió un 3,4% en febrero, su mayor caída desde junio de 2014, y volvió a mostrar fragilidad en el sector tras un alivio a comienzos de año.

El índice de confianza bajó a 83,0 puntos desde 85,9 puntos en enero, cuando avanzó un 1,9% con respecto al mes anterior, dijo este viernes la privada Fundación Getulio Vargas (FGV).

El resultado respondió principalmente al empeoramiento de las expectativas sobre los próximos meses.

El índice de expectativas registró una caída de 4,9% en el período, a 81,9 puntos.

El índice sobre la situación actual cayó un 2,1%, a 84,0 puntos.

"El empeoramiento expresivo de las expectativas respecto de los próximos meses refleja el desánimo del sector que no ha crecido desde hace seis meses y con perspectivas aún negativas a corto plazo", comentó el superintendente adjunto para ciclos económicos de la FGV/IBRE, Aloisio Campelo Jr., en un comunicado.

La FGV también dijo que el nivel de utilización de la capacidad instalada retrocedió 0,4 puntos porcentuales, a 81,6%, en febrero.

La industria ha sido uno de los puntos más débiles de la economía brasileña. En 2014, el sector registró una baja del 3,2%, su peor resultado en cinco años, y la perspectiva es de una nueva contracción este año.