La confianza de los consumidores en Uruguay disminuyó 2,0% en febrero respecto al mes anterior por una menor predisposición a comprar bienes durables, reveló este sábado un estudio de la Universidad Católica (UCU) y la consultora Equipos Mori.

Con su segunda caída mensual consecutiva, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) --elaborado por ambas instituciones-- se mantiene en una zona de "moderado optimismo", detalló el informe.

El resultado negativo de febrero respondió al descenso de 7,7% del índice "predisposición a la compra de bienes durables", en particular de casas y autos (-15,5%).

En cambio, exhibieron leves incrementos los índices de percepción de la situación económica personal (+0,6%) y de la situación económica del país (+0,2%).

Al considerar otras variables del ICC, la que más creció fue "expectativas de desempleo", con un incremento de 18,5%, especificó la investigación.

El ICC comenzó 2013 con una baja de 3,1% en enero a influjos de la percepción de la situación económica del país (-5,1%).

A lo largo de 2012, el indicador cayó 3,2%, resultado que se explicó en una menor predisposición a la compra de bienes durables.

La economía uruguaya acumula un crecimiento de 3,6% entre enero y septiembre de 2012 y cerrará ese año con una expansión en torno a esa cifra, de acuerdo con cálculos oficiales, para completar una década de alzas anuales.