La confianza del consumidor estadounidense cayó en junio más de lo esperado y a su punto más bajo desde noviembre del 2010, por preocupaciones por la falta de trabajo y una frágil recuperación económica, mostró el martes un informe.

El instituto Conference Board, un grupo del sector privado, dijo que su índice de actitudes del consumidor descendió a 58,5 este mes frente a una cifra revisada a 61,7 en mayo, reportada inicialmente en 60,8.

Los analistas consultados por Reuters esperaban que el índice bajara a 60,5. Las estimaciones fluctuaron entre 55 y 66,7.

La variable que mide la evaluación de los consumidores sobre su situación actual cayó a 37,6 desde 39,3.

El índice de expectativas bajó a 72,4, la menor cifra desde octubre del 2010, frente a una lectura de mayo de 76,7, revisada al alza desde 75,2.

Las expectativas de los consumidores para la inflación en los próximos 12 meses cayeron a 6% desde 6,5%, revisado a la baja frente a una cifra inicial de 6,6%.

La evaluación de los consumidores sobre el mercado laboral fue más pesimista.

El porcentaje de consumidores que consideró que "es difícil conseguir empleo" se elevó a un 43,8% desde un 43,5% del mes anterior, mientras que el que manifestó que "es fácil" descendió al 5,2% desde un 5,7%.